clientes-dificiles

Cómo lidiar con clientes difíciles

clientes-dificiles

Algunos clientes pueden ser muy difíciles de tratar. En el transcurso de la vida de un profesional independiente, es muy posible que se tenga que trabajar con cientos de ellos. Cada uno puede tener una personalidad totalmente diferente – algunos más agradables que otros. A continuación, se compartirán algunos tipos de clientes complicados y consejos para tratarlos a cada uno.

El cliente demandante
Son las 9 de la noche y tu cliente te acaba de mandar tres mensajes. Dejas de jugar un juego de mesa con tu familia, para ver lo que podría estar sucediendo. Después de escuchar los mensajes, se hace evidente que el cliente realmente no tenía una necesidad urgente. Él sólo quería quejarse de varias cuestiones fuera de tu control. Durante las horas normales de trabajo, podrías estar dispuesto a hacerla de psicólogo. Sin embargo, este es el tiempo de estar con la familia y se está sentando un precedente peligroso para recibir mensajes cuando estás “fuera de horas de oficina”.

Así que, ¿cómo lidiar con tu cliente demandante? En primer lugar, es importante tomar algunas medidas, el no hacer nada sólo empeorará la situación. Le puedes devolver la llamada, aunque lo más probable es que ya estará llamando a la siguiente persona en su lista. A la hora que te comuniques le explicarás que estarás encantado de ayudarle mañana, cuando sean horas de oficina. Asegúrate de señalar que aprecias sus mensajes, pero que normalmente no estás trabajando después de 6 p.m. También puedes enviar un correo electrónico que confirme que has recibido los mensajes y que mañana te vas a comunicar de regreso. Una vez más, cortésmente has hincapié en tus horas de trabajo normales y menciona que no sueles contestar mensajes fuera de las horas de oficina.

Está bien establecer límites para ti mismo – y tus clientes. Necesitas vivir una vida normal, y establecer expectativas realistas hace que todo el mundo viva feliz.

El cliente quisquilloso
Hay dos tipos de clientes quisquillosos: uno que está dispuesto a pagar por lo que hagas, y otro que abusa de tu tiempo. El último es más fácil de tratar, simplemente cumple con tu obligación contractual con una sonrisa y luego deja de aceptar nuevos proyectos. El primero es un poco más difícil de manejar. Este tipo de cliente está dispuesto a contratarte por las horas que sean necesarias para hacer el trabajo. Al principio, esto suena muy bien, sin embargo, después de docenas de juntas y encuentros, se empieza a perder la fe de que el proyecto se realice.

Para hacer frente con eficacia con un cliente quisquilloso, es necesario estructurar un proceso. Si te dedicas a escribir, por ejemplo, puede tener sentido segmentar el flujo de trabajo creativo en fases. En lugar de enviar todo un proyecto de sitio web y esperar que lo apruebe, reduce el riesgo mediante la adopción de diferentes medidas:

  • Envía al cliente tres conceptos (en lugar de uno terminado completamente). Es probable que, una de tus ideas sea aceptada.
  • Contrata a otro profesional independiente para revisar tu trabajo antes de la entrega del producto terminado. Dos pares de ojos son siempre mejores que uno.
  • Al enviar tu trabajo, asegúrate de dar la oportunidad de algunos cambios y ediciones.

Nunca vas a cambiar un cliente quisquilloso, pero lo sí puedes cambiar es la forma de hacer tu trabajo. Al final, los clientes quisquillosos te pueden ayudar realmente a mejorar la forma en que trabajas.

El cliente analista
“Eso suena como una idea interesante, pero creo que tenemos que hacer otra revisión del contrato antes de seguir adelante.” ¿Te suena familiar? Es posible que estés frente a un cliente analista.

Mientras que los clientes analistas a menudo tienen instintos estelares, también tienden a ser muy metódicos – a veces hasta la exageración. En el entorno de esta rápida evolución, de un hiper-competitivo mundo del negocio, algunas decisiones requieren una acción urgente. Por desgracia, los clientes analistas pueden quedar paralizados por los mismos datos que buscan, lo que hará que se pierda la oportunidad de avanzar.

Por mucho que los clientes analistas utilicen hojas de cálculo y tablas dinámicas, también se desea que los miembros del equipo lo pueden guiar en el proceso de toma de decisiones. Cuando se trabaja para un cliente analista, es extremadamente importante iniciar y finalizar con los datos. ¿Tienes una gran idea? Súper. Mantenla hasta que puedas agregar datos suficientes para identificar el problema y apoyar el resultado propuesto. Cuando estés listo para hacer tu presentación, asegúrate de apoyar todas las afirmaciones con datos estadísticos precisos y pertinentes. Sabes que el cliente solicitará esa información. ¿Por qué no tomar la iniciativa y hacer una impresión positiva?

El cliente tacaño

Estás en el negocio entregando tus servicios con valor a los clientes a cambio de una tarifa razonable. Has trabajado duro para construir una presencia en el mercado, lo que hace que sea especialmente difícil interactuar con clientes que no te quieren pagar lo justo. Cuando los clientes parecen estar más centrados en la reducción de lo que te pagarán, en lugar de ver por el crecimiento de su propia empresa, es fácil perder la motivación.

Antes de renunciar y dejar el trabajo, puedes ponderar los motivos del cliente. ¿Tiene el cliente realmente algo en contra tuya, o simplemente tiene problemas de flujo de dinero? ¿En lugar de la facturación por todo el proyecto, sería un modelo de pago por diferentes etapas de ese mismo proyecto? ¿Podrías en realidad disminuir un poco tus precios al crear paquetes de servicios para aliviar la ansiedad del cliente?

El hecho de que un cliente es difícil, no significa que no se le puede mantener feliz. Recuerda, que estás en el negocio para ayudar a los clientes a resolver sus problemas. El ajuste de tu enfoque y mantener una actitud positiva puede recorrer un largo camino para lograr este objetivo.

marketing-de-bajo-presupuesto

Consejos para crear una campaña de marketing con un presupuesto mínimo

marketing-de-bajo-presupuesto

Es muy importante que promociones tu negocio, pero si el presupuesto de marketing que tienes es mínimo, no eres el único. La mayoría de los emprendedores, las nuevas y pequeñas empresas se enfrentan a este problema. Con un capital limitado, la comercialización y publicidad son a menudo dejadas a un lado y se les presta poca atención. Afortunadamente, no necesitas una gran cantidad de dinero para ponerte en marcha. Aquí te mostramos algunos consejos para hacer una campaña de marketing con un presupuesto reducido.

Crear videos de “cómo hacer” o hacer webinars
No necesitas contratar a un productor o director, los videos de “cómo hacer” son una forma fácil de que la gente conozca tu marca. Graba un corto donde se hable del tema que son expertos y que muestre tu producto o servicio, posteriormente se debe subir al canal de YouTube. El contenido de video debe estar preparado para compartirse en medios sociales, así que asegúrate de compartirlo (o subirlo directamente) a Facebook, también compártelo en Twitter e Instagram. Si no estás seguro de qué tipo de video funcionaría para tu empresa, recuerda que lo más importante es que ¡sea creativo! Si es una empresa de diseño web especializada en WordPress, hacer un tutorial de forma rápida, mostrando cómo un cliente podría añadir fácilmente un post en su blog. ¿Si se venden productos para asar carne? Se pueden crear videos de cómo hacer diferentes estilos de asado.

En los webinars se pueden organizar conferencias o pláticas del tema en que son expertos, por ejemplo cómo crear páginas web en HTML5 o cómo manejar las finanzas personales.

Crear un programa de referencia
Si no se tiene el dinero para hacer marketing para la propia marca, ¿por qué no dejar que los clientes lo hagan por ti? Un programa de referencia provee a tus clientes de un incentivo para difundir información acerca de tu negocio. Ofrece un descuento o un regalo de promoción para llegar a una cierta cantidad de referidos. Recuerda que debes ofrecer algo que seas capaz de otorgar. Si tu programa de referencia se convierte en un éxito, también querrás que sea escalable y que reditúe en negocio, de otra forma estarías toda tu vida repartiendo solo recompensas, sin obtener ganancias reales.

Organiza sorteos para colectar direcciones de correo electrónico
Hacer una buena campaña de email marketing es algo que se debe hacer. Tener una base de datos de correos electrónicos muy grande es un gran activo para un negocio, pero para llegar a la gente correcta es mejor segmentarla. Al ejecutar un sorteo se puede pedir el llenar un formulario de contacto, para tener la oportunidad de ganar algo de tu empresa. Incluso un solo sorteo puede contar con cientos de suscripciones. Se pueden hacer sorteos de forma continua durante todo el año, y la selección de un ganador de forma mensual o trimestral, de esta forma se mantiene el interés y aparte el número de correos electrónicos aumenta.

Ser la cede de un evento

A la gente le encanta una excusa para salir y socializar, aparte le gusta obtener algo gratis. Puedes armar un evento que permita presentar tu negocio a una pequeña pero comprometida audiencia. Ofrece bebidas y aperitivos como incentivo, y no te olvides de darles una razón para volver. Ya sea un kit de regalo con muestras de tus productos o vales a cuenta de futuras visitas, tendrá que garantizar que recuerden tu negocio y no sólo la fiesta o lo que se lleven. Si se hace bien, por un poco de inversión podrías asegurar que tu negocio tenga un grupo de clientes fieles.

Orienta de forma óptima tu publicidad
La publicación de anuncios y mensajes patrocinados en los medios sociales es siempre algo seductor para las pequeñas empresas. La capacidad de llegar a una audiencia tan grande por una pequeña cantidad de dinero, promete algún tipo de resultados que parecen demasiados buenos para ser verdad. Es por eso que a veces son en verdad buenos. Tu mejor apuesta para ejecutar una campaña efectiva en las redes sociales es la orientación idónea de tus anuncios. Debes hacer una investigación para determinar exactamente quién es tu público objetivo (llegar a lo más específico posible). Al dirigirte a un pequeño nicho, tienes una mejor oportunidad de llegar a los individuos con más probabilidad de estar interesados en lo que ofreces.

Utiliza Email Marketing
¿Recuerdas lo de la base de datos de correo electrónico que hablamos anteriormente? Aquí es donde se llega a buen término. El email marketing no sólo te permite llegar directamente a tu público, también aporta una mejor oportunidad de éxito, ya que está en contacto con las personas que anteriormente han mostrado interés en tu negocio. Se deben enviar alertas cuando nuevos productos o servicios estén disponibles, se haga una venta especial o se ofrezcan promociones. Este enfoque puede ser un salvavidas, porque es altamente escalable y prácticamente libre de ejecutar.

¿Se te ocurren otras formas de utilizar un presupuesto mínimo para promocionar tu negocio?

estudio-consumo-medios-dispositivos-entre-usuarios-internet-mexico-2016-2

Consumo de Medios y Dispositivos entre usuarios de Internet en México

La IAB (Interactive Advertising Bureau) en México, publicó por octava ocasión su “Estudio de Consumo de Medios y Dispositivos entre Internautas Mexicanos 2015“.

Este estudio tiene el objetivo de explorar y conocer los usos y hábitos de las personas que se conectan a Internet en México a través de los diversos dispositivos, así como entender la experiencia y la percepción de los usuarios hacia la publicidad online.

Al terminar el 2015, se sumaron un total de 68 millones de mexicanos a ser usuarios de internet. Esto representa un 57% del total de la población en México.

Aquí podemos ver una infografía con los datos más representativos.

Dar click en la imagen para ver la infografía completa.

estudio-consumo-medios-dispositivos-entre-usuarios-internet-mexico-2016-2

ESTUDIO: Consumo de Medios y Dispositivos entre internautas mexicanos (octava edición) | IAB MEXICO

social_media

Beneficios de tener buen tráfico en tus canales de redes sociales

social_media

Los Millennials lo saben – las herramientas de los medios de comunicación social son la forma de comunicarse hoy en día y están aquí para quedarse. Facebook, Twitter, Google+, YouTube, LinkedIn, Tumblr, Instagram. Todos ellos comparten el mismo propósito, el conectar a millones de personas para el entretenimiento y el intercambio de información. No hay duda que estos canales de participación, son la mejor manera de mostrar lo que ofreces a una audiencia deseada, y que de seguro has trabajado para que esto suceda, publicando en tu sitio web y potenciando el contenido en las redes sociales, para lograr precisamente eso.

Tu sitio web es un lugar maravilloso para alojar y archivar artículos, pero no se deben de quedar solo ahí. Los medios sociales son el medio más rápido de crecimiento para poder mostrar tu información, y es por esta razón que debes tener una estrategia para ello.

Seguidores en los canales de medios sociales
Hay algo que decir acerca de los visitantes de sitios web desde los medios de comunicación sociales. De acuerdo con un informe de Shareaholic, los medios de comunicación social se están convirtiendo en el número uno para llevar tráfico al sitio web. Los usuarios activos hacen clic en los enlaces compartidos a través de Twitter, Facebook, LinkedIn o Google+ y van al artículo original del sitio web.

Los días de buscar solo en Google o directamente escribiendo una dirección URL están ahora acompañados por el uso de las redes sociales, sobre todo por el gran número de sitios con el mismo tema, servicio o producto. La gente está buscando en las redes sociales de una empresa, para luego saltar al sitio web a partir de ahí.

Lo social permite crear un mejor conversación
Los medios sociales ofrecen conversaciones en tiempo real. Una vez que publiques algo, estará inmediatamente disponible para hacer comentarios de tu público y tus seguidores. Esto ofrece a la empresa la oportunidad de crear una conversación de dos vías. Si es del interés de tu público se va a ver reflejado inmediatamente en las redes sociales, las impresiones positivas conducen a más “me gusta.” O un retuit en Twitter – y todo esto comienza con un plan de comunicación en medios sociales.

Twitter también ofrece oportunidades para potenciar eventos “en vivo” donde tu empresa patrocina o participa. Esto involucra a tus seguidores y da a tu canal de medios sociales más personalidad. También da a tu Twitter una voz y una gran manera de interactuar con los seguidores actuales o seguidores potenciales.

Se puede trabajar con alianzas para una promoción cruzada
Los medios sociales también permiten a una empresa la creación de promociones cruzadas con socios e inversores. A la voz de un “Voy a compartir lo que comunicas si compartes lo que yo comunico” se pueden hacer muy buenas conversaciones en las redes sociales. Esto no sólo refuerza la positividad de tu empresa, trabajando mano a mano con otras organizaciones asociadas, se crea un vínculo más fuerte con ellas. Además, podrás obtener más usuarios que ven tu contenido, con los seguidores de esas organizaciones y viceversa.

Compartir el contenido varias veces
Lo bueno de las redes sociales es que tienen un ritmo rápido. La gente puede desplazarse a través de Facebook o Twitter con tanta rapidez, que no saben si su contenido es fresco o de fechas anteriores. Así que no dudes en reciclar el mismo contenido varias veces (cambiando la forma de hacerlo), si una publicación es muy importante para tu comunicación y quedó sepultada hace varias semanas. Los seguidores que se perdieron la primera vez lo verán en la segunda o tercera, así conseguirás que no se pierda algo importante para tu compañía.

Evita a toda costa mandarles SPAM a tus seguidores
La mejor manera de hacer varias acciones sin mandar spam a tu público, sin que exista la posibilidad de perder seguidores es crear una estrategia de medios de comunicación social equilibrado. Tómate el tiempo para hacer estudios de mercado.

¿Cómo está estructurada tu línea de tiempo en redes sociales?

¿Cuáles empresas que sigues lo hacen bien? ¿Cuáles no muy bien?

¿Quién es tu público?

¿Qué se puede ajustar para asegurar que no estés saturando tu línea de tiempo?

Responder a estas preguntas te orientará en la dirección correcta para una estrategia de medios de comunicación social adecuada. También debes tener en cuenta las diferencias entre los canales de medios sociales. Twitter tiene un tiempo de renovación rápida de contenido (se usan mensajes de Twitter al máximo). Facebook es mucho menos. Google+ no es tan popular como Facebook o Twitter, pero debes tomarlo en cuenta, sobre todo para estar presente en los ojos de Google. También debes tener en cuenta que tendrás los mismos seguidores en múltiples plataformas, así que separa la sincronización de mensajes en cada canal. No es el mismo modo de comunicación en una plataforma y otra.

Los canales de medios sociales exitosas tienen a su audiencia en mente – escribe para tu público, no lo que tu quieras ver.

tamanos-social-media-2016-2

Tamaños y especificaciones de imágenes en redes sociales 2016

El tamaño de la imagen óptima varía en las diferentes plataformas de redes sociales. Mientras que una imagen más pequeña aparecerá borrosa cuando el sitio se amplíe, algunas más grandes pueden cortarse si no tienen las dimensiones correctas. Esto puede mandar un mensaje incorrecto de lo que se quiere comunicar.

Por ese motivo, aquí te mostramos una infografía actualizada con los tamaños ideales para cada red social.

Click para ver la infografía completa:

tamanos-social-media-2016-2

 

steve-wozniak_and -Steve Jobs

Empresarios que comenzaron su emprendimiento con muy poco o nada de dinero

steve-wozniak_and -Steve Jobs

¿Crees que no se puede iniciar un negocio exitoso sin grandes entradas de financiamiento? Piénsalo otra vez.

Existe un gran número de emprendedores con gran éxito que hicieron sus negocios de la nada. Éstos son algunos de los empresarios más exitosos que lo lograron.

Steve Jobs y Steve Wozniak
El inicio de Apple Computer en un garaje es bien conocida, esa es la historia de Steve Jobs y Steve Wozniak. Ambos se habían retirado de sus respectivos colegios y comenzaron el desarrollo de dispositivos informáticos de consumo, en el garaje de los padres de Jobs en California. Después de desarrollar un par de diferentes modelos contando con muy poco dinero, la pareja sabía que iba a necesitar más financiación. Así que Jobs tuvo que encontrar un aval para obtener un crédito bancario por $ 250.000 dólares y continuar con su sueño.

Bill Gates
Bill Gates y su socio Paul Allen comenzaron la empresa Microsoft en 1975 y no con grandes ventas de software. Iniciaron con una idea simple, para crear un programa básico que funcionara en el microordenador Altair 8800. A pesar de que el programa que se diseñó sólo funcionaba en un simulador del Altair, los ejecutivos de MITS, la compañía que hizo el equipo, quedaron impresionados. Y el resto, como dicen, es historia.

Michael Dell
El fundador de Dell Computers comenzó la compañía en 1984, mientras que todavía asistía a la Universidad de Texas en Austin. Construyó los inicios de la empresa desde su dormitorio en el campus, finalmente se retiró de la vida escolar, para concentrarse de tiempo completo en la creación de la compañía. Su primera inversión que recibió fue de $ 1,000 dólares – de su familia.

William Redington Hewlett y David Packard
Estos dos emprendedores fundaron Hewlett-Packard en el garaje de un coche en Palo Alto, California. Comenzaron la compañía gracias a la comunicación que tenían con un profesor con el que habían trabajado en la Universidad de Stanford. Su inversión inicial de capital fue de $ 538.00 dólares.

Sophia Amoruso
La fundadora de Nasty Gal comenzó buscando ropa en tiendas de segunda mano y vendía sus hallazgos con aspecto antiguo en eBay. Ella utilizó el dinero de sus ventas para mover finalmente su inventario a un almacén y contratar a algunos miembros de su personal. Sophia utilizó MySpace y otras plataformas de medios sociales para atraer a los clientes. Finalmente recaudó millones de inversión en 2012, más de seis años después de la fundación de la empresa.

Pierre Omidyar
Podemos pensar en eBay como una gran corporación multinacional, pero no se inició de esa manera. El fundador de eBay comenzó originalmente el popular sitio de subastas, como algo llamado AuctionWeb, que en ese tiempo era solo un hobby. Sólo cuando su proveedor de servicios de Internet le dijo que tendría que actualizar su cuenta, debido a un alto volumen de tráfico al sitio, fue cuando empezó a cobrarle a la gente por usar el servicio.

Tom Preston-Werner
El fundador de GitHub, el servicio de alojamiento popular para proyectos en desarrollo de software, rechazó un sueldo de seis cifras de Microsoft con el fin de trabajar en su propio proyecto. Soportó los gastos de la compañía durante unos cinco años antes de aceptar una gran ronda de inversión.

Aquí están los casos de éxito ¿Qué esperas para ser el siguiente?

idea-de-negocio

Pasos para convertir tu idea en un negocio de forma rápida

 

idea-de-negocio

Existen infinidad de razones por las que la gente no se decide a iniciar un negocio exitoso. Algunos se lanzan directamente a hacerlo y luego se encuentran con que han gastado el dinero en las cosas equivocadas. Otros toman demasiado tiempo en la evaluación, el debate, el perfeccionamiento y en última instancia, no comienzan nunca.

Si te has propuesto hacer realidad esa brillante idea en negocio, pero por alguna razón aún no te decides, acá te mostramos algunos pasos para lograrlo de forma rápida.

Tu idea
Si no tienes alguna buena idea, comienza haciendo una lista de lo que te gusta hacer y de lo que eres bueno. ¿Qué problema ves y cómo lo puedes resolver? Si ya tienes una idea, responde a esta pregunta: ¿Cuál es el problema que vas a resolver? El saber esto significa tener las bases bien cimentadas, para iniciar una empresa.

Tu cliente ideal
Saber el problema que vas a resolver es sólo la mitad de la ecuación. Ahora tienes que averiguar para quién estás resolviendo ese problema. Entre más específico sea el nicho con el cual enmarcar a tu cliente ideal, mejor será la imagen que se genera de él.

Investigación de mercado
Antes de invertir dinero en un negocio, debes saber si existe un mercado para ello. Así que debes hacer una investigación. Esto no tiene por qué ser difícil. Puedes crear algunas encuestas y compartirlas en las redes sociales. Estudia a la competencia. Pregunta en foros o blogs. Crea algunos “focus groups”. Con el estudio que hagas ajusta tu oferta basada en lo que encuentres.

Determinar el precio para tus productos o servicios
Ahora hay que añadir lo bueno a esta idea de negocio. ¿Qué productos o servicios realmente quieres vender? ¿Los servicios se entregan de forma física o digital? ¿Los entregas completos o ellos los terminan? ¿Donde los vas a vender? ¿Si los mandas por paquetería cuánto añadirás al precio original? Aquí es donde tienes que arremangarte las mangas y ponerte a hacer esa idea una realidad.

Escoge un nombre y compra el dominio
Muchas personas al tener la idea van directamente a este paso, pero es importante hacer todo el trabajo de los pasos anteriores, para que tu nombre refleje con precisión lo que hace o vende tu negocio. Una vez que se decida por un nombre y se verifique que el dominio esté libre, tienes que comprarlo antes de que alguien más lo haga. Si el nombre ya está ya tomado, trata de cambiarlo acorde con lo pre establecido o busca una variante menor.

Crea un logotipo
Una vez que tengas el nombre bien determinado, puedes ir pensando en obtener un logotipo. Lo ideal es que hagas una alianza con un diseñador para que lo haga. Sobre todo para la creación del resto de tu imagen de marca, combinaciones de colores, tipos de letra y la aplicación en diferentes medios.

La producción de un sitio web
Debes contar con tu propio sitio web desde el día en que des a conocer tu negocio, para que la gente sepa de qué se trata y pueda ordenar lo que vendes. Si no tienes presupuesto puedes comenzar con algunos servicios de sitios web gratis, pero si deseas que tenga un toque profesional, te conviene hablar con un diseñador web. Sólo asegúrate de que puedas tomar el control y el funcionamiento del mismo, porque a pesar de todo, es necesario modificarlo a medida que evolucione tu negocio. Aparte debes estar escribiendo para que Google pueda indexar tu contenido de forma dinámica.

Mantener un diálogo acorde al negocio
Debes mantener una comunicación constante con la gente que visite tu sitio, con la información pertinente, todo lo relacionado al producto o servicio y compartiendo trucos y consejos, para generar credibilidad de la marca. Recuerda que el diálogo se debe ajustar al problema que estás resolviendo para tu cliente ideal. Además, debes reflejar el tono de voz y el sentir con el que se debe conocer al producto o servicio.

Asesorarte legalmente
Lo primordial es que tu negocio tenga bases sólidas con respecto a lo legal, así que lo mejor es asesorarte en esta materia.

Crear cuentas en redes sociales
Los medios sociales son un método muy eficaz para difundir la comunicación acerca de tu negocio. Tu mercado objetivo dictará la plataforma de red social que te conviene, pero Facebook es un buen punto de partida. Puedes tener las redes sociales operando mientras que tu sitio web se está construyendo, para que puedas comenzar a hablar con tus clientes ideales.

Configurar una lista de correos y boletín de noticias
Es importante iniciar la captura de direcciones de correo electrónico desde el día uno, de modo que te puedas comunicar con ellos. Utilizar una herramienta como MailChimp para mandar boletines con noticias y promociones, es una buena forma de tener visitantes al sitio web y fomentar la interacción.

Tarjetas de presentación e impresos
No hay nada como trabajar y comunicarse en línea, pero también es necesario llegar a las personas de forma tradicional. Para ello es necesario tener tarjetas de presentación y material impreso para la promoción del producto o servicio. No imprimas demasiados, ya que pronto las cosas pueden cambiar, así como la idea puede evolucionar y requerir otra forma de dar a conocerla.

Comienza
Ya tienes todo listo para comenzar. Piensa en hacer un poco de RP para anunciar tu negocio, atiende a varios eventos de la industria o crea un webinar para construir credibilidad. Debes seguir algunas estrategias de marketing, puedes comenzar con algo funcional e ir evolucionando, no esperes a que todo sea perfecto para iniciar, así que hazlo de una vez.

emprendedora-exitosa

¿Eres lo suficientemente bueno para ser un emprendedor?

emprendedora-exitosa

¿Estás dejando pasar diferentes oportunidades, al no estar seguro si estás listo para ser un emprendedor y hacer tu propio negocio? Aquí descubrirás si eres lo suficientemente bueno para ser un empresario.
Existe una gran diferencia entre ser un aspirante a emprendedor y otro que verdaderamente se empeña, va más allá de sus sueños y logra tener un negocio exitoso. La diferencia no está en quien es más talentoso, quien tiene más recursos, tiempo o incluso una mejor idea. Es mucho más simple que eso – la confianza en sí mismo.

La falta de confianza es lo que detiene a muchos emprendedores
En un estudio que se hizo, cuando se le preguntó a un grupo de personas ¿Cuál es el motivo que te impide avanzar? Un tercio de ellos confesaron sentir que no eran lo suficientemente buenos.

Esa estadística puede sonar desalentadora, pero probablemente es lo que la mayoría de nosotros podemos sentir. Como un nuevo emprendedor podemos enfrentar diferentes problemas de mentalidad, siendo la falta de confianza una de las que nos detiene con más frecuencia.

Aunque se tenga la suficiente experiencia como para iniciar un emprendimiento, si no se tiene confianza en uno mismo será muy difícil que se tenga éxito.

Lo importante es que confiemos en nuestras cualidades y comencemos a ser emprendedores.

Es difícil ser un principiante
Especialmente cuando se llega desde una posición de conocimiento y un cierto nivel de autoridad. Te puedes sentir fuera de lugar si estás acostumbrado a gestionar o dirigir y de repente te conviertes en un principiante como emprendedor.

De repente eres principiante en un gran número de cosas. Un principiante en la fundación y el inicio de un negocio, en la contabilidad, en el reclutamiento de tu equipo, en la creación del plan de negocios. Un principiante en básicamente cualquier cosa que no has hecho anteriormente.

Pero como todo, nadie nace sabiendo, así que es tiempo de hacerlo.

Hay tantas disciplinas para dominar
Desde la preparación de “pitches” para atraer inversores, planes de venta, “webinars” para generar credibilidad en el medio, la elaboración de estrategias para usar los medios sociales y hacer llamadas RP para las presentaciones de lanzamiento. Es un sin fin de nuevas actividades por dominar.

Por otro lado a las personas no les importa si eres un principiante. A los que visitan tu sitio web, lo único que les importa es saber como les ayudarás a resolver el problema que tienen. Tus compañeros de equipo solo quieren ser parte de algo que creen será un gran éxito. Y tus clientes lo único quieren es un buen servicio. Así que mejor trata de dominar todo lo que pueda ser crucial para tu emprendimiento.

Tienes que aceptar que eres un principiante – y eso está bien
Por lo tanto, está en nosotros superar este sentimiento de no estar lo suficientemente preparado y aceptar con humildad – “Soy un principiante y eso está bien”.

No se trata de pensar en pequeño o tomar pasos de bebé. Es posible tomar acciones rápidas y precisas, y aún así ser un principiante. Pero la aceptación de esa primer etapa, para un emprendedor es muy importante. La práctica de ser humilde es la verdadera clave del éxito; estarás más abierto al aprendizaje, menos crítico y mucho más indulgente contigo mismo si algo falla.

Es como un maratón, no una carrera de 100 metros
Este viaje es largo. La creación de un negocio, especialmente uno que esté alineado con tu pasión y propósito, no es una carrera de velocidad, sino un maratón. De esta forma te permitirá entrar en ritmo y disfrutar de cada etapa, que es tan importante como el llegar a la meta.

Así que motívate y atrévete a hacerlo… con confianza.

entrevista-de-trabajo-2

Preguntas comunes a la hora de una entrevista de trabajo y cómo responder a ellas (segunda parte)

entrevista-de-trabajo-2

Continuamos con la presentación de algunas preguntas que te pueden hacer en una entrevista de trabajo y la forma en que puedes contestarlas.

¿Cuál es tu filosofía hacia el trabajo?
No des adjetivos para este tipo de preguntas. Sólo habla en pocas palabras sobre algunos valores básicos que se adoptan en los lugares de trabajo y la energía que puede traer el trabajar en equipo.

¿En qué posición te gustaría trabajar en un equipo al crear un proyecto?
Debes ser categórico al dar la sensación de que eres flexible y no te importa si tienes que seguir órdenes o conducir el equipo, que todo sea por el bien del grupo.

¿Qué te irrita de los compañeros de trabajo?
Cualquier sentimiento se basa en la percepción. Así que debes contestar que puedes llevarte bien con cualquier tipo de compañeros de trabajo, ajustándote con ellos para que las cosas se hagan en tiempo y forma.

¿Por qué crees que estarías bien en este trabajo?
Destaca el conjunto de habilidades y experiencia que obtuviste en los lugares de trabajo anteriores, junto con el manejo de situaciones de crisis, para hacerles sentir que eres la persona adecuada.

¿Qué es más importante para ti: el dinero o el trabajo?
Contéstales que ambos son muy importantes para ti. No suenes demasiado generoso a la hora de hablar de dinero, pero tampoco des la impresión de que es lo único que te interesa. Diles que buscas satisfacción en el trabajo también.

¿Cuál era tu punto más fuerte según tu supervisor anterior?
Las situaciones específicas que sucedieron en tu trabajo anterior deben ser mencionados. No te limites a solo balbucear adjetivos. Si tiene cartas de recomendación o algún escrito de agradecimiento, muéstralo para que tengan referencias tuyas.

Háblame de tu capacidad para trabajar bajo presión
Responde a este tipo de preguntas difíciles con cuidado. Solo explica las situaciones en las que saliste avante al trabajar bajo presión. Preséntalas como si la presión dentro de los límites puede traer lo mejor de ti.

¿Cómo propones compensar tu falta de experiencia?
Resalta el conjunto de habilidades y logros que has conseguido para crear una sensación de confianza. Menciona algunos papeles similares que has llevado con éxito durante los proyectos de la escuela.

¿Qué te motiva a hacer lo mejor posible en el trabajo?
Si tu respuesta es algo como “por el buen sueldo” se acabarán tus posibilidades. Cita algunas cosas positivas, como el ambiente de trabajo, la disciplina y la integridad.

¿Cuándo vas a sentir que tienes éxito en este trabajo?
Una respuesta puede ser “Cuando cualitativa y cuantitativamente cumpla con los objetivos y pueda ir más allá de ese nivel”.

¿Qué cualidades buscas en un jefe?
Nunca digas cosas específicas, pasando por las descripciones con detalles. Sólo menciona algunas cosas buenas como, que sea justo y alentador.

¿Cómo te ves dentro de cinco años?
Menciona algo con respecto a las expectativas de tu currículum y habla como si fueras una persona con gran visión.

¿Qué has aprendido de tus errores anteriores?
No te limites a errores cometidos en los lugares de trabajo anteriores. Revela algunos de los errores importantes en tu vida y habla acerca de la gran lección aprendida.

¿Cómo manejas las críticas?
Habla como si la crítica fuese una buena forma de mejorar. Puedes decir que nunca te tomas las críticas de forma personal y comprendes las intenciones a la hora de recibir alguna. Narra cualquier situación en la que mejoraste tu nivel al saber reconocer las críticas.

¿Cuáles son tus actividades e intereses afuera del trabajo?
Describe la forma en que disfrutas de tu tiempo libre y enumera tus aficiones. Trata de relacionar tus aficiones a las actividades que te ayudan a adquirir habilidades.

¿Tienes algunas preguntas que hacerme?
Crea una lista de preguntas, para que comprendas bien de todo lo que puedas estar interesado en conocer y que atañe a tu futuro ahí en esa compañía.

entrevista-de-trabajo

Preguntas comunes a la hora de una entrevista de trabajo y cómo responder a ellas (primera parte)

entrevista-de-trabajo

Un momento crucial a la hora de conseguir un trabajo es llegar a la primer cita y tener que contestar algunas preguntas. Todos quisiéramos tener algo de experiencia sobre lo que hay que contestar, pero eso no lo enseñan en la universidad, así que ahora te presentamos algunas preguntas y la forma en que puedes contestarlas.
Esto no es una receta y tal vez tengas otras opciones, pero por lo menos te pueden servir de referencia.

Cuéntame algo sobre ti
Enmarca tu respuesta en relación al trabajo. Nunca te vayas a los detalles personales, a menos que el entrevistador te lo pida.

Háblame de tu trabajo ideal
Si tu respuesta es algo muy específico, junto con las responsabilidades que esperas te puedan encomendar, tal vez te puedan comprometer demasiado desde el principio. Entonces, es mejor hacer uso de frases más comunes como, estar en un medio ambiente amistoso.

¿Por qué dejaste tu último trabajo?
Dar una respuesta positiva, como “Estoy en búsqueda de nuevos horizontes”. Que tus palabras se dirijan a encontrar mejores oportunidades. Por otro lado, nunca pero nunca hagas declaraciones como “Mi ex jefe siempre estaba de mal genio, por eso es que estoy buscando otro lugar”.

¿Cual es tu debilidad?
No comiences en un instante a enumerar todos tus trastornos de personalidad. Mantén la compostura y cita debilidades que pueden potenciar alguna otra cualidad, como “Me preocupa tanto llegar a tiempo a la oficina, que pongo mi alarma dos horas antes”.

¿Cuales son tus fortalezas?
Cuanto más te vendas, más será la demanda. Basta con enumerar los puntos fuertes que dominas. Y estate preparado con acciones reales que las reflejen.

¿Qué sabes acerca del tipo de trabajo que hacemos?
Haz la tarea necesaria para conocer la compañía a la que vas a pedir trabajo, comienza por navegar muy bien su sitio web, ya que es la fuente más auténtica de información, para responder a una pregunta como ésta. En caso de que conozcas a personas de ese lugar, habla con ellas para obtener más conocimiento sobre la empresa.

¿Por qué deberíamos de contratarte?
Esto se debe manejar con un sentido de necesidad mutua. Habla en un tono equilibrado, para enviarles el mensaje de que tu necesitas el trabajo, tanto como la compañía necesita de lo que haces. Por otro lado, nunca te compares con los demás, eso da mala impresión.

¿Te consideras exitoso?
Invariablemente puede decir que sí. El éxito no significa tener el control sobre todo el mundo. Habla sobre tus principales logros hasta el día de hoy.

¿Por qué has estado desempleado durante tanto tiempo?
Cúbrete con la actividades productivas que has hecho durante ese tiempo, como la asistencia a cursos para mejorar tu conocimiento sobre algunos temas, trabajar como freelance o bien labores de ayuda social, sin compensación, pero con proyectos activos.

¿Qué opinaban tus compañeros del trabajo que hacías?
Utiliza los los cumplidos regulares que recibías de tus colegas y ten mucho cuidado de que no sonar demasiado exagerado.

¿Cuánto tiempo piensas trabajar con nosotros si eres contratado?
No seas demasiado específico al dar un período de tiempo determinado. Se puede dar una respuestas como “siempre y cuando ambas partes se sienten bien trabajando juntos”.

¿Crees que estás calificado para este puesto?
Trata de convencerlos que eres apto para el trabajo. Nunca expresar cualquier tipo de duda acerca de tus credenciales, no demuestres incertidumbre. Asegúrales que eres es la persona adecuada sin sonar pedante o exagerado.

Describe tu estilo de gestión
Es importante que dejes bien claro que pones mucho énfasis en la comunicación con los subordinados y colegas. Explica la forma en que puedes guiarlos o compartir con ellos, a fin de que se sientan cómodos con lo que hacen.

¿Te gusta trabajar en equipo?
Una vez más, un sí muy firme es necesario para esto. Ejemplifica con casos de éxito en el cumplimiento de algunos proyectos gracias al trabajo en equipo.

(Espera la segunda parte)