habitos-en-el-trabajo

Hábitos en el trabajo que te pueden servir

habitos-en-el-trabajo

Crear buenos hábitos en el trabajo puede ser un poco abrumador al principio, pero es importante para iniciar con el pie derecho y que puedas establecer una buena relación y satisfacción con tu empresa. Aquí están algunas habilidades básicas que puedes tomar en cuenta.

Puntual. Sé puntual para el trabajo. Aún mejor, comienza temprano, así te sentirás relajado y estable, para cualquier imprevisto.

Iniciativa. Toma la iniciativa para hacer las cosas, incluso si eso significa que tienes que hacer algo que nunca has hecho – ahora simplemente lo haces.

Limpio y ordenado. Asegúrate de que tu escritorio o estación de trabajo esté ordenado, limpio y agradable. Deshazte de los residuos de productos perecederos de inmediato y lava tu taza al final de la jornada laboral. La misma actitud se aplica a la zona de oficina y baños en general – usarlos con consideración para que otros puedan hacerlo también.

Organizado. El mejor indicador es ver si tu escritorio, cajones y lugar de trabajo está desordenado y sucio, o sabes bien donde está lo que busques.

Eficiente. Algunas personas son naturalmente eficientes. Pero también puedes desarrollar esta habilidad de hacer bien las cosas. Al hacerlo, sabrás cómo los procesos se pueden hacer de una manera más rápida, más inteligente y más conveniente.

Resuelve problemas. Entiende lo que se está haciendo e improvisa de forma inteligente sobre los procesos de trabajo existentes. Da comentarios, retroalimentación o sugerencias a colegas y clientes para ayudarles a encontrar soluciones.

Sé rápido. Aprende a trabajar con rapidez en los trabajos rutinarios. Pero esto no quiere decir que actúes de forma precipitada para hacer las cosas.

Exactitud. Aprende a prestar atención a los detalles, especialmente si se trata de números y fechas.

Menos errores. Todo el mundo comete errores, pero debes tratar de cometer menos errores en los trabajos rutinarios. Debes tener en cuenta que algunos errores vienen con un gran costo. También es importante aprender de ellos.

Trabajar en equipo. Debes ser un buen elemento en el equipo. Estar dispuestos a compartir ideas, experiencias de trabajo, información, tips y así sucesivamente, por lo que otros colegas no tendrán que volver a inventar la rueda. Esta es la forma de construir la confianza entre sí.

Responsabilidad. Conoce tu nivel de responsabilidad con la empresa y toma posesión de tu capacidad de trabajo y de lo que eres responsable.

Te mostramos una infografía sobre hábitos saludables en el trabajo.

habitos-saludables-trabajo

cursos-gratuitos-de-google

Cursos gratuitos de Google en capacidades digitales con certificación

cursos-gratuitos-de-google

El futuro laboral está en el Internet. ¡Un mundo lleno de posibilidades donde puedes conseguir todo lo que te propongas! Empieza a formarte desde hoy. Apúntate a alguno de los cursos gratuitos que ofrece Google e incrementa tu valor curricular. Adquiere competencias digitales que te ayudarán a la hora de encontrar trabajo o emprender.

La lista de cursos:

Curso online de Marketing Digital
Aprende las herramientas básicas de Marketing digital para mejorar tu perfil profesional. Incluye contenidos sobre fundamentos de tecnología y mundo digital, SEO, SEM, comercio electrónico, marketing en redes sociales y dispositivos móviles, analítica web y emprendimiento. Además, te enseñaremos cómo hacer un plan de negocio en caso de que quieras crear tu propia empresa.
Duración estimada: 40 horas.

Curso online de Analítica Web
Con este curso gratuito aprenderás a interpretar y analizar los datos de tráfico de tu sitio web. Descubre qué contenido es el más visitado y despierta mayor interés entre tus usuarios o clientes. Conoce cuál es el promedio de visitas por página y con todo ello diseña tu nuevo plan comercial.
Duración estimada: 40 horas.

Curso online de Comercio Electrónico
Transforma un negocio tradicional en un negocio online o lanza al mundo de Internet tu propia idea. Descubre cómo comprar y vender productos y servicios en la red. Rompe fronteras con este curso gratuito y llega a nuevos clientes.
Duración estimada: 40 horas.

Curso online de Cloud Computing
¿Sabes qué beneficios aporta el uso de la tecnología Cloud Computing a un proyecto? Descubre a lo largo de este curso gratuito cómo transformar un negocio e innovar dentro de tu empresa a la vez que reduces sus costes. Además, aprende cómo tener acceso a tu información en cualquier dispositivo y de forma segura.
Duración estimada: 40 horas.

Curso online de Desarrollo de Apps
Aprende las habilidades y conceptos básicos para crear aplicaciones para dispositivos móviles. Este curso te presenta los principios esenciales que deben inspirar la creación de estas aplicaciones, y así enfocar bien su diseño y programación desde el principio.
Duración estimada: 40 horas.

Curso online de Desarrollo Web
Con este curso gratuito te introducirás en el diseño de páginas web de manera profesional. En la primera parte del curso aprenderás cómo nació la Web y cómo ha llegado a ser lo que es hoy. Serás capaz de crear páginas web correctas de manera profesional utilizando HTML5.
Duración estimada: 40 horas.

Curso online de Productividad Personal
Conoce las herramientas y procesos que te ayudarán a ser más productivo a la hora de buscar trabajo o desarrollar un proyecto. Aprenderás aspectos relacionados con la gestión del tiempo, marca personal, reputación online, generación de ideas, etc.
Duración estimada: 40 horas.

Itinerario online de Emprendimiento
¿Tienes un proyecto y no sabes por dónde empezar? Este itinerario gratuito te introducirá en el mundo del emprendimiento de una manera amena, a la vez que descubrirás cómo convertir tus ideas en realidad.

Más información: Actívate

evitar-procrastinacion

Cómo evitar la procrastinación

evitar-procrastinacion

Todos, de vez en cuando, hemos demorado los proyectos profesionales o las tareas personales. Por definición, la procrastinación es la postergación intencional y habitual de una tarea, a favor de otra menos importante. La procrastinación perjudica nuestra capacidad de ser proactivos, eficientes y productivos. Sin embargo, muchos de nosotros somos culpables de la procrastinación de forma regular.

Las excusas más comunes para procrastinar incluyen:

  • No se tiene que entregar ahora
  • Funciono mejor bajo presión
  • La tarea es aburrida
  • La tarea es tediosa
  • No me siento motivado para hacerlo
  • Ahora ya es demasiado tarde

Los procrastinadores reales tienen tres características principales. En primer lugar, ellos saben que tienen un problema y la necesidad de tomar medidas. Generalmente se sienten culpables cada vez que piensan acerca de las tareas que necesitan completar, pero las mantienen posponiendo. Nos sentimos culpables porque reconocemos el hecho de que no estamos sopesando los problemas de retrasar la tarea frente a los beneficios de completarla. Los procrastinadores suelen saber exactamente lo que hay que hacer, pero aún así siguen posponiendo las mismas acciones que ayudarían a aliviar ese sentimiento de culpa.

En segundo lugar, los procrastinadores siempre prometen tomar medidas en algún momento indeterminado en el futuro. Pero, a menos que haya una crisis en relación con la tarea, el típico procrastinador seguirá postergando la tarea de forma indefinida. El diálogo interno de esa persona generalmente utiliza la fase de “tengo que” en lugar de “lo haré en tal tiempo”. Por ejemplo, es probable que diga, “Necesito terminar lo del cliente de la junta.” Un individuo más orientado a objetivos podría decir: “voy a terminar lo del cliente de la junta, el jueves al mediodía”.

En tercer lugar, los grandes procrastinadores a menudo tratan de terminar la tarea en relación con otra cosa. Esto hace que el retraso parezca racional y justificable. Por ejemplo, un procrastinador podría decir: “Voy a tomar esas vacaciones tan pronto como el ritmo de trabajo baje.” Por desgracia, para una verdadera procrastinador, el ritmo nunca bajará. En este escenario, la táctica de retardo es una excusa conveniente en lugar de una razón legítima para el retraso.

Cómo dejar de procrastinar

Como cualquier hábito, la procrastinación se puede superar. Esto, sin embargo, toma un poco de trabajo y compromiso para reemplazar este hábito tan dañino con acciones y hábitos más saludables.

Identifica la causa del retardo. Para superar la procrastinación, es muy importante que averigües lo que está causando el retrasar la tarea. Mira en la lista de excusas que mencionamos antes e identifica cuáles aplican para ti. Una vez que identifiques la causa, es más fácil generar una solución.

Cambia tu actitud. Las personas en general no están emocionadas por completar cualquier tarea que están aplazando. Es precisamente esta falta de emoción y entusiasmo lo que hace que uno termine otras cosas más triviales en lugar de la que es más importante. De hecho, es probable que estés utilizando un diálogo interno negativo para justificar tu procrastinación. Cuando tu diálogo interno consiste en aseveraciones como: “No sé ni por dónde empezar”, o “Esta tarea es aburrida”, es probable que se tenga un impacto negativo en el resultado.

Supera tus miedos. A veces postergamos una tarea porque tememos el resultado. Por ejemplo, un individuo se sale de la escuela porque es mucho mayor que la mayoría de los estudiantes y no está seguro de lo que pueda pasar. Una buena manera de superar los miedos y seguir con tu vida es analizar el peor escenario. Después de visualizar el peor resultado posible, entonces te puedes preguntar, “¿Puedo vivir con el peor escenario posible?” La mayoría de las veces, nos encontramos con que el peor escenario posible, en realidad no es tan malo.

Elabora una lista maestra de procrastinación. Debes tener una imagen clara de lo que se debe hacer, mediante el análisis de las diferentes áreas de tu vida y hacer una lista de todas las cosas que estás postergando. Al lado de cada tarea demorada, estima cuánto tiempo te tardarás en completarla. Algunas tareas te llevarán sólo unos cuantos minutos, mientras que otras podrían tomar horas, días o incluso meses. Después de haber identificado las tareas y la cantidad de tiempo que te tardas en completarlas, anticipa el orden en que se deben completar.

Organiza un plan para completar las tareas. Una vez que hayas priorizado tus tareas, organiza un plan para cada proyecto. Divide cada proyecto en tareas más pequeñas. Por ejemplo, si tienes una gran pila de libros para leer, puedes empezar por separarlos en pilas individuales. Lee una una pila a la vez, abre cada libro y escoge en el índice los artículos que desees leer. A continuación, lee los artículos importantes que escogiste y guarda el libro. Por último, fíjate una meta para leer o revisar los artículos que no leíste, durante treinta minutos al día hasta que la tarea se ha completada.

Actúa Ahora . Sólo hay una forma real de ganar la batalla contra la procrastinación y lo resume perfectamente Nike: “Just Do It!” Digamos que tienes que escribir un artículo para el boletín de tu empresa y te tomará aproximadamente una hora para hacerlo. En este momento, tienes quince minutos antes de tener una reunión. Todavía puedes actuar ahora. En quince minutos, se puede armar un esquema del artículo. Durante otros quince minutos disponibles, puedes ampliar el esquema. Antes de darte cuenta, el artículo estará terminado.

Haz la parte más difícil de una vez. Si no te gusta hacer algo, estarás sufriendo cada vez más si la sigues posponiendo. Trata de hacerlo de una vez y podrás respirar con gran alivio. Además si logras hacer lo que menos te gusta en tiempo y forma, vas a desarrollar un gran carácter y enfrentarás las dificultades en la vida mucho más fácil.

Date un premio. Cuando logres una tarea que has estado postergando, ¡disfruta de una recompensa! Las recompensas varían de persona a persona. Para una persona un premio podría estar bebiendo una bebida refrescante, para otra, caminar por la playa, y para otro, la tranquilidad de saber que ya se hizo una tarea más de esa gran lista de trabajo.

No esperes más y rompe con el hábito de la procrastinación. Te sentirás una persona más eficiente, productiva y proactiva en la forma de manejar tu negocio y tu vida.

perfiles-profesionales-mas-buscados

Los perfiles profesionales más buscados y cotizados en el 2016

perfiles-profesionales-mas-buscados

Las profesiones mejor pagadas son las relacionadas con la tecnología. Según el ranking de la empresa Glassdoor, estos son los 25 mejores trabajos en los Estados Unidos para el año 2016 y sus salarios anuales. Esta lista se determina mediante la combinación de tres factores clave: Número de ofertas de trabajo, salario y oportunidades de la profesión.

  1. Analista de datos (Data Scientist). Salario: 116,840 dólares.
  2. Gerente de Impuestos Salario: 108,000 dólares.
  3. Arquitecto en soluciones. Salario 119,500 dólares.
  4. Director de proyectos. Salario 125,000 dólares.
  5. Desarrollador móvil. Salario: 90,000 dólares.
  6. Gerente de Recursos Humanos. Salario: 85,000 dólares.
  7. Ayudante de médico. Salario: 97,000 dólares.
  8. Gerente de Producto. Salario: 106,680 dólares.
  9. Ingeniero de Software. Salario: 95,000 dólares.
  10. Gerente de auditoría. Salario: 95,000 dólares.
  11. Gerente de análisis. Salario: 105,000 dólares.
  12. Gerente de Desarrollo de Software. Salario: 135,000 dólares.
  13. Director de Marketing de Producto. Salario: 115,000 dólares.
  14. Gerente de Marketing. Salario: 90,000 dólares.
  15. Gerente de Calidad. Salario: 85,000 dólares.
  16. Gerente de Finanzas. Salario: 115,000 dólares.
  17. Gerente de Desarrollo empresarial. Salario: 80,000 dólares.
  18. Director de experiencia de usuario. Salario: 91,800 dólares.
  19. Gerente de Estrategia. Salario: 130,000 dólares.
  20. Gerente de contabilidad. Salario: 69,548 dólares.
  21. Salario: 84,000 dólares.
  22. Superintendente de construcción. Salario 78,000 dólares.
  23. Salario 99.,500 dólares.
  24. Ingeniero eléctrico. Salario 76,900 dólares.
  25. Arquitecto de Software. Salario 130,000 dólares.

Best Jobs in America | Glassdoor

A continuación te mostramos una infografía de los perfiles más buscados y cotizados en el 2016, para que te sirva de referencia.

perfiles-profesionales-mas_buscados_2016

ORH | Observatorio de Recursos Humanos

maneras-de-ser-productivos

Diferentes maneras de ser más productivos

maneras-de-ser-productivos

La jornada de trabajo puede ser larga, dura y repetitiva, y muchos de nosotros tenemos el hábito de salir de la cama y dirigirnos a la oficina sin tomar un momento, para considerar acerca de nuestra rutina. Sin embargo, la productividad se refiere más a “trabajar de forma inteligente” y no a trabajar más duro. En el transcurso del día, de seguro encontrarás diferentes oportunidades para mejorar los procesos y obtener resultados más satisfactorios.

La gestión del tiempo es un tema recurrente, y un horario de trabajo efectivo no sólo mejorará la producción, sino también te dará una sensación de control a tu jornada. Esos momentos cuando el tiempo está fuera de tus control, como durante el viaje por la mañana, son oportunidades ideales para manejar el manejo del estrés. Puedes irte en bicicleta o caminar más cuando te diriges a tu trabajo, esto te servirá para armonizar la mente y el cuerpo. Si tienes que viajar en coche o transporte público se recomienda entonces escuchar un podcast o leer un buen libro, para que tu día comience con algo inspirador.

El descubrir algunos cambios en tu rutina diaria, puede hacer que sea más fácil lograr tus objetivos. A continuación te mostramos algunas forma de ser más productivo.

Antes de salir de casa

  • Levántate más temprano. La gente de la mañana tiende a ser más proactiva, lo que lleva a tener mejores oportunidades de empleo.
  • Haz que la alarma suene 5 minutos más temprano cada día.
  • Mueve tu despertador lejos de la cama para hacer que te levantes.
  • Una vez fuera de la cama, abre las cortinas inmediatamente. De esta forma utilizas la luz natural para despertar.
  • Establece una rutina por la mañana para decirle al cerebro que es hora de ponerse a trabajar.
  • Haz ejercicio de 10 a 15 minutos.
  • Medita durante 10 minutos.
  • Disfruta de un buen desayuno, que incluya verduras, frutas y proteínas.
  • Bebe un vaso de agua para incrementar tu productividad diaria.
  • Escribe durante 10 minutos para poner a trabajar tu cerebro, comienza un sueño a diario.

De camino al trabajo

  • Utiliza tu viaje como una oportunidad para el desarrollo personal, la relajación o mejorar tu estado físico.
  • Escuchar un podcast para relajarte o educarte.
  • Leer un libro o un artículo guardado en tu dispositivo móvil.
  • Establece una meta para el día.
  • Completa una clase en un curso en línea.
  • Elabora una presentación mediante la ejecución de diferentes apuntes.
  • Si es posible, camina, corre o usa una bicicleta para llegar a tu trabajo.

Antes de la hora de la comida

La mayoría de nosotros se desempeñan mejor al final de la mañana. Cuando estamos más alertas y nuestra capacidad de concentración está más alta.

  • Prepárate para la acción con un 80% de planificación y el 20% para hacerlo.
  • Empieza a trabajar a la misma hora todos los días.
  • Prepara tu lista de tareas pendientes y da prioridad a los elementos importantes.
  • No revises tu correo electrónico durante una hora.
  • Asegúrate que tus pendientes son específicos, que se pueden lograr y que tienen una fecha límite.
  • Configura tu teléfono para “no molestar” y así minimizar las distracciones.
  • Hacer las cosas, significa mantenerse enfocados en la tarea del momento.
  • Haz las tareas difíciles en primer lugar.
  • Ocupa tu tiempo en tareas con límites establecidos. Si tiene otras prioridades deja lo que te está llevando mucho tiempo y hazlas.
  • Trabaja en intervalos de 90 minutos para que te enfoques lo mejor posible.
  • Sigue la regla de los 2 minutos: si te toma menos de 2 minutos, hazlo. Si te puedes tardar más, prográmalo o delégalo.
  • No realices múltiples tareas, termina un trabajo a la vez.
  • Anota cualquier pensamiento o idea que te llegue a la mente, pero no empieces a trabajar en ello.

Después de la hora de la comida

La mayoría de nosotros sufre de la fatiga de la tarde, sobre todo después de comer.

  • Evita comidas grandes y pesadas que te harán sentirse cansado.
  • Ponte de pie o siéntate con la espalda recta, para mantener tus niveles de energía altos.
  • Toma un paseo alrededor de la cuadra.
  • Haz tareas sencillas o mundanas cuando tus niveles de energía son más bajos.
  • Toma una siesta de 10 minutos si es posible.
  • Dedica tiempo a las ideas creativas cuando tu mente está más dispersa.

Antes de dormir

Una buena noche de sueño debe estar presente para mantener la productividad. Pero no inicia el momento en que se pone la cabeza sobre la almohada.

  • Establece una hora límite para finalizar el trabajo.
  • Piensa en las tareas pendientes del día siguiente para preparar tu mente.
  • Haz ejercicio o estiramientos para ayudar a estimular tu cuerpo y mente.
  • No utilices el teléfono para evitar la luz de éste.
  • Evita la cafeína durante 6 horas antes de acostarte.
  • Evita el alcohol, o bebe menos de 3 unidades, que es una pinta de cerveza o una copa de vino.
  • Evita las comidas ricas en grasas antes de acostarte, mejor come un plátano que puede promover el buen dormir.
  • Utiliza cortinas opacas para bloquear la luz natural.

Elige algunos de estos consejos para mejorar su productividad.
Pequeños cambios en tu forma de trabajar puede hacer una gran diferencia en tu productividad.

habitos-diarios

Hábitos diarios para lograr el éxito

habitos-diarios

Los hábitos pueden cambiar el rumbo de nuestras vidas. Mientras que algunas personas tienen hábitos lamentables, otros tienen hábitos dignos de mencionar. No importa quién eres o de donde vienes, tus hábitos pueden hacer que tengas éxito en la vida o que falles miserablemente. ¿Cuáles son tus hábitos? ¿a dónde te están llevando?

Aquí mostramos algunos hábitos que te pueden ayudar a tener éxito.

Aprender
No debes dejar pasar un día sin que aprendas algo. El aprendizaje puede ocurrir en todas las formas y en cualquier momento. Puedes establecer un mínimo para estudiar en el día. Las opciones pueden ser múltiples: Leer libros, ver videos, revisar y responder artículos de blogs, tomar un curso en línea, escuchar un podcast – video podcast, asistir a un webinar, etc. Ahora con Internet la mayoría puede ser autodidacta y aprender infinidad de temas. El conocimiento está ahí, solo falta aprovecharlo cada día.

Establecer metas
Es tu deber que cada día establezcas tus objetivos. Puedes anotar todo lo que quieres lograr por mes, año, un lustro o en una década. Este proceso te puede ayudar a pensar en grande y pasar por encima de los pequeños problemas de la vida. Digamos que te fijaste la meta de escalar tu negocio a nivel global en los próximos 5 años. Si de verdad quieres lograr este objetivo, debes enumerar algunas ideas a corto, mediano y largo plazo, sin duda lo lograrás si estableces las tareas a seguir. ¡Si lo puedes visualizar, lo puedes hacer!

Planear
Puedes fijarte infinidad de metas, pero lo importante es que tengas planes concretos para alcanzarlas. En primer lugar, tendrás que fraccionar esa meta de un lustro en años, meses, semanas y días. Una vez que la tengas en partes más pequeñas, tendrás que planear una estrategia de acción, para lograr esos resultados y encontrar una manera de que siempre se lleve a cabo de forma responsable.

Domina lo que haces
Cada día debes estar trabajando en lo que eres bueno. Cada uno de nosotros tenemos un talento que debe ser ejercitado de forma continua. Si no lo usas, lo pierdes. El dominio requiere años de hacerlo constantemente, pero si de verdad estás dispuesto a ser el mejor en lo que haces, la competencia se quedará corta.

Hacer “networking”
En este nuevo milenio, tenemos una gran variedad de formas para establecer y mantener contacto. Para que la conexión sea efectiva, tienes que ser un productor de contenido, no solo un consumidor, puedes crear videos, tutoriales, escribir artículos, dar conferencias, etc. Con esto aumentarás la credibilidad de lo que haces. Tienes que ser activo en la comunicación y no pasivo. Si conoces gente en Internet o en eventos de la industria, no esperes a que lleguen correos electrónicos, llamadas telefónicas o mensajes. En su lugar, haz un esfuerzo para llegar a los demás. Date cuenta de que la comunicación con otras personas es un hábito diario.

Haz ejercicio
Para tener éxito en la vida, tu cuerpo debe estar al más alto nivel. Tu mente siempre está pidiendo que tu cuerpo haga lo inesperado y para ello es esencial que esté preparado. La mejor manera de preparar tu cuerpo es, comer sanamente y hacer ejercicio, incluso cuando crees que no tienes tiempo para ello. Puedes hacerte el espacio para una rutina diaria de ejercicio de al menos una hora. Una vez que tu cuerpo esté preparado para las grandes oportunidades, podrás encaminarte al éxito.

Relájate
Sólo la gente poderosa sabe cómo descansar. Después de todo, solo así se logra que tengan fuerzas para adquirir su poder. Algunas personas están tan tensas con sus tareas diarias que terminan desfallecidas. Cuando estás muy cansado o estresado, perderás la concentración, y luego entonces el control. Una persona que no aprende a relajarse termina perdiendo un tiempo precioso que podría haber aprovechado. Salte de la rutina, escucha música tranquila, camina por el parque, aún si tienes entregas de último minuto trata de tomar descansos, para que no llegues a preocuparte demasiado. Recuerda que la preocupación es el mayor derroche de la imaginación.

Todos estos hábitos requieren de una máxima disciplina. Debes comunicar tus necesidades a los demás para que ellos te pueden apoyar en tus hábitos. Cuando buscas mejorar de forma constante tu estilo de vida, tendrás hábitos que te ayuden a lograr el éxito y recibirá recompensas ilimitadas en el proceso.

motivar-a-tu-equipo-de-trabajo

Formas eficaces para motivar a tu equipo de servicio al cliente

motivar-a-tu-equipo-de-trabajo

Las cosas buenas suceden a tus clientes cuando pasan cosas buenas a tu personal. Si las personas se sienten bien acerca de su trabajo, y están orgullosos de estar en un equipo, se esforzarán por conseguir más y hacerlo mejor. Así que una de tus tareas más importantes como líder de servicio al cliente, es la construcción de una estrategia de motivación que va a producir y mantener el espíritu de entusiasmo entre tus empleados.

¿Te gustaría descubrir algunas maneras eficaces para motivar a tu personal y asegurar el crecimiento continuo de tu negocio? Estos son algunos consejos para asegurar que tus representantes de servicio al cliente se sientan bien sobre el trabajo que realizan y que tengan mucho entusiasmo para seguirse desarrollando.

Mantener un espíritu de equipo
Nadie vive en una isla, y para muchos su equipo de trabajo es muy parecido a una familia, donde el apoyo mutuo y la confianza son muy importantes. Para crear un poderoso espíritu de equipo y romper las barreras en el lugar de trabajo, permite a tus empleados trabajar en proyectos en forma de equipo, inclúyelos en el intercambio de ideas y en el proceso de toma de decisiones, asegúrate de que cada uno puede actuar como contribuyente eficaz y se siente cómodo al compartir ideas y opiniones. Como dice un viejo refrán, el trabajo en equipo divide la tarea y multiplica el éxito.

Que exista una competencia amigable
Según C. Sewell y P. Brown en su libro “Customers for Life, “la gente es naturalmente competitiva. Van a tratar de superar las metas que se establecen entre ellos, ya sea que se les paguen un extra o no por ello. El secreto es establecer metas que reditúen el mejor interés de la empresa “.

Cuando se utiliza correctamente, la competencia puede ofrecer resultados brillantes para el rendimiento de un equipo. La gente contribuye con sus esfuerzos e ideas al máximo cuando tienen la oportunidad de lograr algo que represente un desafío. La competencia sana es una manera perfecta para evitar la rutina y el aburrimiento en el lugar de trabajo, y también anima a los empleados a explorar y descubrir nuevas estrategias de rendimiento en el trabajo.

Equilibrar la vida y el trabajo
El equilibrar el trabajo y otros aspectos de la vida tiene su impacto en cómo se siente la gente acerca de sus puestos laborales. El trabajo no debe consumir la vida de los empleados. Las empresas que reconocen la necesidad de un equilibrio son cada vez más atractivas para los trabajadores. ¿Puede tu empresa dejar que los empleados disfruten de un adecuado equilibrio entre el trabajo y el ocio? Mediante la introducción de un horario flexible y el reconocimiento de las necesidades de la familia, se puede establecer una base para la satisfacción de los empleados y un mejor rendimiento.

Hacer que la gente se sienta apreciada
Es posible que la gente tienda a buscar cosas para criticar en lugar de alentar, eso con el entendido de que el equipo sienta la presión y funcione mejor. Sorprendentemente, el elogio – que en realidad es la cosa más fácil de hacer y no cuesta nada – puede hacer maravillas. Es parte de la naturaleza humana el querer ser observado y reconocido. Busca situaciones dignas de elogio. Asegúrate de que tus empleados te escuchen cuando están haciendo un buen trabajo. Eso refuerza lo que hicieron, y también comunica sus valores a todos los demás.

Fomentar la creatividad
Obtén lo mejor de tu gente y anímalas a estar en su momento más creativo. Anima a tu equipo para seguir buscando nuevas formas de realizar su trabajo y que se pregunten lo que se podría mejorar haciendo las cosas de otra manera. Mediante la creación de una cultura donde se anima a los empleados a pensar diferente, se puede ayudar a la empresa para innovar y crecer.

Empodera a tu equipo
Cuando se trata de una solicitud de descuento, oferta especial o el envío gratuito, deja que tu equipo sea el que tome las decisiones. Al empoderar a tus representantes de servicio al cliente, obtendrás que estén más comprometidos y motivados para hacer lo correcto para el cliente. La libertad de ser flexible y sensible a los problemas del cliente les permitirá convertir una situación potencialmente frustrante en una interacción positiva, para construir relaciones con los clientes a largo plazo basadas en un enfoque profesional creíble.

Hacer un mundo mejor para todos
Nos sentimos bien con nosotros mismos cuando hacemos negocios con una compañía que comparte nuestros propios valores. Considera si tu organización puede hacer un esfuerzo para ser verde y cuidar el medio ambiente. ¿Por qué no donar tus viejas computadoras a una escuela local o proporcionar descuentos especiales para organizaciones sin fines de lucro? Hay muchas otras maneras en que tu empresa puede contribuir y dejar que tu gente se sienta bien acerca de ser parte del éxito. En última instancia, las cosas buenas suceden a tu empresa y tu gente cuando sienten que pueden hacer de este mundo un mejor lugar para todos.

¿Te has preguntado alguna vez por qué motivar a tu equipo de atención al cliente? ¿Sabes cómo motivarlos? ¿Tienes alguna otra manera que inspira para llevar el espíritu de entusiasmo al lugar de trabajo?

los-peores-cliches

Los peores clichés sobre liderazgo y cómo evitarlos

los-peores-cliches

Si has trabajado en una oficina, de seguro has escuchado algunas frases del liderazgo empresarial que con el tiempo se han vuelto clichés.

Las frases se convierten en un cliché cuando se utilizan en exceso hasta el punto de lo absurdo y sin sentido. Lo que en un principio podría haber sido una motivación o un pensamiento original, se ha convertido en materia de comedias y películas sobre jefes terribles.

Así que piensa bien lo que dices antes de usarlos a la ligera.

“No hay un “yo” en un equipo”
Si bien el trabajo en equipo es obviamente importante, cada miembro de ese equipo es también un individuo. No funciona tratar a cada persona como un simple engranaje de una máquina. Los mejores líderes tratan a las personas como individuos, y valoran su potencial y fortaleza dentro del equipo.

“No hay preguntas tontas”
Mientras que el objetivo de este cliché puede ser noble (cualquiera puede hacer cualquier pregunta), hay cuestiones que no añaden ningún valor, no alientan o no mejoran la conversación. Está bien etiquetar a las preguntas redundantes como un problema y tomar medidas para eliminarlas.

“El cliente siempre tiene la razón”
Cuando prefieres y ponderas lo que dice el cliente frente a tu equipo de trabajo – incluso cuando sabes que el cliente está definitivamente mal – se pierde la fe y la confianza del equipo. Una persona de tu equipo si no se siente culpada, puede demostrar que incluso un cliente que no tiene la razón, merece un buen servicio sin tener que buscar a un culpable.

“Dar el 110 por ciento”
¿Estás seguro que los de tu equipo de trabajo saben lo que esto significa realmente. ¿Les estás pidiendo que se queden hasta tarde? ¿Trabajar en las horas de comida? ¿Aumentar la productividad en un 10 por ciento? En su lugar, lo mejor es crear metas reales, significativas y que se cumplan en tiempo y forma.

“No me traigas un problema sin una solución”
En la mayoría de los casos, si la persona puede resolver la situación por su propia cuenta, así sucederá. Este tipo de cliché no fomenta la rendición de cuentas, sino más bien desalienta a los empleados para hablar cuando se dan cuenta de un problema. En su lugar, crea un ambiente en el que se anime a la gente para que encontrar problemas, y el equipo puede trabajar en conjunto para resolverlos.

“Pensar fuera de la caja”

Esta frase es tan vaga que no tiene sentido. En lugar de exigir la creatividad desde la nada, proporciona una orientación clara a través del proceso creativo. ¿Cómo se puede animar a tu equipo para analizar el problema desde una perspectiva diferente?

“Cada opinión cuenta”
Bueno, sí y no. El lugar de trabajo no es una democracia. Alguien – probablemente el que tiene una posición de liderazgo – tenga la última palabra. Alentar a los empleados a expresar sus opiniones es una buena práctica; pero alguien debe tomar el control de la nave, ser capaz de tomar decisiones críticas que mantengan a los proyectos por el camino del éxito.

“Trabaja de forma inteligente, no de forma ardua”
Cuando se dice esto, puede ser que mandes el mensaje de que el trabajo que se hace ahora puede tomar menos tiempo. Si hay una mejor forma de hacer una tarea, enseña cómo hacerlo, pero no lo dejes como una generalización.

“Agradecemos sus comentarios”
Ya sea que estés hablando con clientes o empleados, este tipo de invitación solamente va a redituar en valores atípicos: Los excepcionalmente felices o los totalmente infelices. Si realmente quieres una retroalimentación, toma un papel activo en recolectarlos y pregunta directamente.

“El fracaso no es una opción”
Este cliché se utiliza a menudo para cerrar un debate o evitar preguntas sobre una decisión cuestionable. En su lugar, se debe entender la decisión, estimular el debate, responder a las preguntas difíciles, y al hacerlo, se puede evitar el fracaso. Porque definitivamente el fracaso sí es una opción. Además de los fracasos se aprende.

¿Conoces otros clichés?

 

exito-en-los-negocios

Consejos de la gente exitosa para vivir una vida equilibrada

exito-en-los-negocios

Las personas altamente exitosas se miden en siete elementos clave: salud, familia, lo social, las finanzas, lo empresarial, lo cívico y lo espiritual. Ellos tratan de mantener un equilibrio entre estos elementos para vivir una vida sana. Eso es lo que hace que se mantengan por mucho tiempo como grandes líderes.

La mayoría de nosotros estamos muy ocupados en nuestros negocios. Sabemos que estamos trabajando demasiado y podemos sentir los efectos secundarios de ello. Entonces la cuestión es crucial: ¿Qué vamos a hacer al respecto?

Aquí mostramos algunos consejos para llevar una vida más equilibrada.

Salud física
No importa si eres el director de tu compañía o uno de los hombres clave, es fácil dejar a un lado las cosas como el ejercicio y la dieta, una vez que las cosas se ponen demasiado ocupadas en la oficina. Pero debes entender que tu cuerpo es el único que llevarás hasta el final del juego. Es por eso que es fundamental mantenerlo fuerte y lo suficientemente sano como para que pueda hacer las cosas que te motivan. La clave aquí es estar en forma, para que no tengas que decir “no” a alguna cosa que quisieras hacer. Debes de ser muy honesto, para darte cuenta que necesitas hacer ejercicio y comer sanamente.

Familia
¿Qué tan equilibrada sientes la relación y el tiempo que pasas con tu familia? ¿Cuál es la relación con tu cónyuge? ¿Tus hijos? ¿Qué hay de tus padres y miembros de la familia? Los lazos familiares son las relaciones más estrechas que debes tener en tu vida, no importa lo ocupado que puedas estar en el trabajo. Si sientes que estás bajo de puntuación en este tema, vale la pena que recuperes estas relaciones. Los miembros de la familia son realmente parte de tu red de apoyo y nunca los debes perder, sobre todo cuando estés en tu punto más bajo.

Lo social
¿Tienes una red sólida de amigos o no? ¿Tienes un grupo de personas como tú que salen con regularidad, tal vez a un club de lectura o para ir a jugar fútbol? Si no es así, es hora de empezar a construir este tipo de relaciones. Tener gente a tu alrededor que te guste estar con ella y le tengas confianza, es uno de los mejores indicadores de vivir bien. Si está sacrificando este tipo de relaciones porque estás trabajando demasiado, entonces no existe un buen equilibrio.

Las finanzas
¿Cómo están tus finanzas personales? ¿Estás en el camino de ahorrar lo suficiente para tener una jubilación cómoda? ¿Van aumentando tus activos con el tiempo? La clave para la salud financiera personal es sentirse en control y saber que se tiene suficiente dinero para tener diferentes opciones. Si estás trabajando demasiado, y no tienes el dinero que necesitas, algo estás haciendo mal en la ecuación.

Lo empresarial
Si estás tratando de subir la escalera corporativa, pregúntate si estás lleno de energía para ir a trabajar todos los días. ¿Estás emocionado de estar haciendo una diferencia y avanzar o temes que la monotonía te arrastre en el día a día? O bien, si eres propietario del negocio, ¿cómo van las cosas: los ingresos y las ganancias crecen? Algunos de nosotros, los que somos muy exigentes nunca nos podremos dar un 10 aquí sin importar qué. Pero vale la pena medir cómo todo ese tiempo que se está invirtiendo en el trabajo está dando sus frutos. De otra forma algo estamos haciendo mal.

Lo cívico
¿Cuánto tiempo eres capaz de invertir en las cosas que le interesan a tu comunidad? Eso puede ser cualquier cosa, desde ser voluntario para ayudar en la asociación de padres de familia o ser entrenador de algún deporte en un equipo, cualquier cosa que tengas que dar algo de ti mismo. Piense en ello como una actitud de agradecimiento. Si no has hecho lo suficiente para regresar algo de lo que te han dado, estás perdiendo la emoción y el gusto de dar, la recompensa es muy buena, emocionalmente te sentirás de maravilla.

Lo espiritual
El último aspecto de vivir una vida equilibrada es tu lado espiritual. Esto podría ser cualquier cosa, como tomar un paseo en el bosque el domingo, asistir a una iglesia o un templo. Esta es la forma en que nos sentimos renovados, sobre todo cuando nos sentimos abatidos y es algo que puede pasarse por alto fácilmente. Si tienes una puntuación baja en este aspecto, debes hacerte el tiempo para reconsiderar tu conexión con Dios, la naturaleza, o lo que sea. Te sentirás renovado y listo para abordar el mundo.

Encontrar el equilibrio entre estos elementos no siempre es fácil. ¿Pero cómo puede alguien ser un gran líder cuando ni siquiera puede equilibrar su propia vida? Cuando alguien vive una vida equilibrada tiene mayor posibilidades de tener éxito.

 

productividad

Formas fáciles de ser más productivo en el trabajo

productividad

Ser productivo toma una buena cantidad de compromiso y determinación. Para sacar el máximo provecho de tu tiempo, aquí te mostramos varios consejos rápidos para conseguir una mayor productividad:

Es importante organizar tu día en torno a los ritmos naturales de tu cuerpo. Frente a las tareas complejas ocupa tu energía en su nivel más alto. Para muchos esto puede significar a primera hora de la mañana, después de haber descansado y desayunado. Guarda las tareas de baja intensidad o rutinarias para los períodos cuando estés con regular energía, como al final de la tarde. Cada persona es diferente, por lo que es importante entender tus propios horarios.

Establece rutinas o procesos para tareas conocidas. Nuestros cerebros están diseñados para ser muy buenos en la ejecución de los patrones. Es posible crear una rutina para leer y contestar correos electrónicos, para abrir, leer y archivar documentos físicos. De la misma manera, se pueden establecer rutinas o procesos bien establecidos para iniciar y completar nuevos proyectos o delegar tareas a otros.

Programar menos tiempo para las tareas importantes. Esto parece contradictorio, pero en realidad no lo es en la práctica. Al limitar la cantidad de tiempo que dispones para trabajar las tareas importantes, te obligas a gastar más energía durante menos tiempo y así puedes obtener estas tareas de forma más rápida.

Toma descansos. Las tareas complejas, como la escritura o ser líder de estrategias, necesitan mucho esfuerzo mental y tu cerebro sólo puede concentrarse bien por una cantidad limitada de tiempo. Eso significa que es crítico tomar descansos y dejar descansar el cerebro. Toma un paseo o charla un poco. Entonces, cuando vuelvas a tus tareas, estarás lleno de energía otra vez.

Mantén una lista de todo lo que está pendiente, para asegurarte de que nada se escape y así no tendrás que preocuparte de que no estás al día en todas tus tareas del diario.

Crear una lista de los diez minutos. Cuando no tengas la suficiente fuerza para iniciar una tarea importante o te encuentres con tu energía baja, se sugiere el uso de una lista de diez minutos: Una lista de tareas pendientes, tareas fáciles de baja intensidad que puedas hacer en menos de ese tiempo. Puede ser que sea una búsqueda en Internet, imprimir y clasificar documentos, o una investigación rápida. La lista de diez minutos puede ayudarte a ser productivo, incluso durante las veces que se tiene dificultad para concentrarse.

No ser multi-tarea. Algo que ya está comprobado, es que el cerebro no es bueno en la multitarea, o sea estar haciendo diferentes tareas al mismo tiempo. De esta forma no se puede conseguir la atención adecuada para hacer una cosa y es más probable que se olvide algo. En cambio, es mejor concentrarse en una cosa a la vez.

Haz de las tareas rutinarias una diversión. Una de las razones por las que a menudo se procrastina es porque encontramos una tarea aburrida y se tienen problemas para motivarse a sí mismo para hacerla. Pero a pesar de todo, esas tareas se tienen que hacer nos gusten o no. Se sugiere hacer la rutina de trabajo más divertida, tal vez escuchando música o probar un nuevo entorno. Hagan su reunión de trabajo en el parque, por ejemplo.

Utiliza ‘La procrastinación de alto rendimiento”. Lo creas o no, la procrastinación no es siempre el enemigo de la productividad. Cuando sucede puede enviar una señal importante. Si estás postergando una tarea, puedes preguntarte el por qué. ¿Aún no se ha formado completamente la idea? ¿De verdad vale la pena completar esa tarea o siquiera vale la pena en absoluto? ¿Está el proyecto fuera de tus objetivos o habilidades? Utiliza la información para no sacrificar tu lista de tareas pendientes y concéntrate en lo que es realmente importante.