Calma la ansiedad en el trabajo y utilízala para aumentar tu productividad

Viernes, 2 de la tarde, poco a poco ves como se viene sobre ti la hora de entrega, las 5:00 pm. Te cuesta trabajo respirar, tu corazón va a mil por hora y tus manos sudan. Ves como poco a poco las manecillas del reloj avanzan hacia la hora límite y te sientes peor—para cuando has acabado el proyecto (rozando la hora límite), te sientes con un ansioso mar de nervios.

¡A todos nos ha pasado! No importa quién seas, lo que hagas, o en dónde trabajes—en algún momento de la vida, prácticamente todo el mundo experimenta cierto grado de angustia en el trabajo. Entre más avances en tu vida laboral, más probable será que te enfrentes a una situación (ya sea una fecha de entrega inminente, una lista de pendientes que parece infinita, o una revisión desafiante) que haría que cualquiera sienta ansiedad, estrés (mental y físico) y todo tipo de sentimientos incómodos.

Y aunque inminentemente se asume que esos sentimientos de ansiedad, estrés e incomodidad significan que algo no está del todo bien, la verdad es que son totalmente normales—y si aprendes a calmar la ansiedad en el trabajo y a utilizar esos sentimientos, estos pueden de hecho, ayudarte.

Se puede trabajar con cierto grado de ansiedad, que te ayuda a desempeñarte en un nivel más alto… pero, ¿cómo funciona esto exactamente? ¿Puedes calmar tu ansiedad en el trabajo y usarla para obtener el mejor rendimiento, aumentar tu productividad y lograr hacer más?

Angustia vs productividad: ¿cómo interactúan?

Antes de ver cómo se puede manipular la ansiedad y dirigirla para acabar con tu lista de pendientes, es importante primero entender cómo se relaciona con la productividad.

Según la ley de Yerkes-Dodson, el desempeño mejora con la excitación mental o fisiológica (que es una palabra muy elegante para ansiedad) pero sólo hasta cierto punto. Una vez que el estrés sobrepasa un cierto límite, el desempeño comienza a disminuir dramáticamente.

En otras palabras, cuando de desempeño se trata, el estrés se parece a Ricitos de Oro y los tres Osos—sin suficiente estrés no tendrás la motivación necesaria para hacer… bueno, prácticamente nada. Demasiado estrés te hará sentir tan agobiado, que hacer las cosas te parecerá casi imposible. Pero la cantidad exacta de angustia en el trabajo te ayuda a maximizar tu rendimiento y aumentar tu productividad.

Así que la clave está en encontrar ese punto óptimo. Pero, ¿cómo exactamente encuentras esa cantidad “ideal” de ansiedad? ¿cómo calmas la ansiedad en el trabajo y luego la usas para llevar tu productividad al siguiente nivel?

Truco #1: replantea tu ansiedad

Como ya hemos mencionado, cuando la mayoría de las personas experimenta ansiedad, lo primero que piensan es que algo está mal, lo que desafortunadamente, puede provocar más ansiedad.

Pero estar ansioso por la ansiedad es totalmente contraproducente.

Un estudio a gran escala sobre el estrés, en el que se estudiaron cerca de 30,000 participantes, encontró que la manera en la que las personas perciben el estrés es un mejor indicador de la salud y la esperanza de vida, que el estrés que en realidad experimentaron. De hecho, según esta investigación, las personas que experimentaron una alta cantidad de estrés, pero no lo percibieron como algo dañino para su salud, tenían un menor riesgo de morir—menor aún que el de las personas que desde el principio no experimentaron mucho estrés.

Consejo: si puedes cambiar la manera en la que te relacionas con la ansiedad, puedes cambiar la manera en la que la experimentas—y después usarla a tu favor.

En vez de decirte a ti mismo “estoy ansioso“—y experimentar todos los pensamientos negativos, emociones y experiencias físicas que estos conllevan—trata de replantear tu ansiedad y de llamarla de otra manera.

Por ejemplo, si estás ansioso por tu próxima presentación, en vez de decir “estoy ansioso por esta presentación”, dí “estoy emocionado por esta presentación”. Si estás estresado por cumplir con una fecha de entrega muy cercana, en vez de decirte “estoy ansioso por no poder cumplir con la fecha de entrega”, dí “estoy motivado para poder cumplir con esta fecha de entrega”.

Cambiar lo que llamas ansiedad puede hacer toda la diferencia entre ser más o menos productivo y cambiar la manera en cómo afecta tu trabajo. Esa fecha límite inminente o esa estresante presentación no se van a ir a ningún lado, pero cuando cambias tu percepción, la manera en la que experimentas la ansiedad sobre esas cosas va a cambiar—y eso facilita utilizar el estrés como motivación para terminar tus cosas.

Truco #2: Descifra lo que tu ansiedad está tratando de decirte…

En última instancia, si quieres modificar tu ansiedad para hacer más cosas, necesitas averiguar cuál es el mensaje o la información que la ansiedad está tratando de mandarte.

A veces, el mensaje es claro como el agua (por ejemplo: si tu compañía se encuentra en medio de una crisis de despidos masivos, no es ningún misterio de donde proviene la ansiedad por perder tu trabajo)—pero otras veces, tal vez tengas que escarbar para llegar a la raíz de tu estrés.

Por ejemplo, tal vez te sientes más ansioso cada vez que vas al trabajo. ¿Pero de dónde viene esa ansiedad? ¿Sientes que la compañía en la que trabajas no es la correcta para ti?¿Te preocupa que no te estás acoplando con tu nuevo manager o tu equipo? ¿Estás estresado por la próxima revisión y las respectivas inevitables negociaciones salariales?

Lo importante a considerar es que el estrés puede provenir de varias fuentes, y si no estás seguro de donde proviene tu ansiedad o lo que está tratando de decirte, tal vez lo puedas entender por prueba y error. Pero una vez que te topas con la raíz de tu ansiedad, no te preocupes—lo sabrás.

Truco #3: Usa la ansiedad para tomar medidas

Así que ya has averiguado de dónde viene tu ansiedad y lo que está tratando de decirte—pero eso sólo es la primera parte de la solución. Si quieres calmar la ansiedad en el trabajo para que tenga un impacto positivo en tu productividad, debes tomar esa información y utilizarla como catalizador para tomar medidas.

Una vez que has empezado a avanzar en la dirección correcta, la ansiedad deja de ser útil. Ha hecho su trabajo. Te ha impulsado a observar, a poner atención y a tomar medidas para resolver el asunto [problema] que te aqueja. Y como resultado, todos esos incómodos sentimientos de ansiedad empiezan a desvanecerse.

Digamos que sientes ansiedad porque tienes que entregar un artículo para mañana y todavía ni siquiera has comenzado a pensar en escribirlo. El mensaje que tu ansiedad te está enviando es “oye, tienes una fecha de entrega, y ya es tiempo de que te pongas a trabajar.” Una vez que te pones en acción y empiezas a trabajar, la ansiedad ha hecho su trabajo, ya no te sentirás con un mar de nervios mientras estás trabajando en tu artículo.

¿Y sabes cuál es la mejor parte?

No tienes que resolver todos los problemas potenciales o asuntos en tu trabajo (o en tu vida) para poder cosechar los beneficios—con sólo actuar es suficiente para impulsar tu productividad y disminuir tu ansiedad.

Cuando la ansiedad se pasa de la raya

No existe duda en que la cantidad adecuada de ansiedad puede ayudar a motivarte e inspirarte a hacer más—pero definitivamente existe una línea que al ser rebasada por la ansiedad, pasa de ser útil a dañina.

Si te parece que la ansiedad es abrumadora, que no te es posible relajarte, o que te está alejando del tipo de vida que te gustaría vivir (ya sea en el trabajo, en casa o en algo intermedio), tal vez se trate de algo más serio, de ansiedad crónica o de un desorden de ansiedad clínicamente diagnosticable. En tal caso, es importante buscar la ayuda y el apoyo que necesitas para controlar tu ansiedad y sentirte como tu yo más feliz, sano y productivo.

Se puede trabajar con ansiedad: acéptala en el trabajo cuando llegue. Hemos sido condicionados para huir de la ansiedad. Y aunque demasiada angustia en el trabajo no es sano para nadie, aceptar la ansiedad normal del día a día (que, seamos realistas, va de la mano con ser humano) puede en realidad motivarte a hacer más.

Con Factura.com puedes despreocuparte y eliminar un poco el estrés. Permite que hagamos el trabajo por ti para que cuides de tus clientes mientras nosotros cuidamos de tu contabilidad.

Conoce nuestros planes de facturación y comienza a disfrutar todos los beneficios que tenemos para ti.

Acerca del autor

Factura.com
Factura.com

Esta plataforma es ideal para los emprendedores, profesionistas y freelancers que no son expertos en contabilidad, ya que es una plataforma muy fácil de usar. Puedes facturar en cualquier momento y en cualquier lugar.

Añadir comentario