Reconoce y resuelve tus conflictos laborales

Como seres sociales, es natural tener conflictos con otras personas, sobre todo en el trabajo, donde pasamos la mayor parte del tiempo mientras se presentan obstáculos y diversas situaciones de estrés.

Muchas veces es complicado reconocer la raíz de la problemática, por lo mismo se dificulta encontrar una solución que se pueda discutir con la persona indicada. 

¿Te ha pasado que no soportas trabajar con alguien y no sabes por qué? ¿Tuviste un conflicto laboral que se convirtió en algo personal? ¿Tu equipo de trabajo no soporta a los compañeros del otro departamento?

Si tu respuesta fue “sí” a alguna o todas las preguntas anteriores, ¡tranquilo!, es muy común y por esa razón el día de hoy te ayudaremos a definir los tipos de conflictos más comunes dentro de la oficina y algunos tips que podrás llevar a cabo para solucionarlos de manera rápida y efectiva.

¿Con quién tienes el problema?

Algunos de los conflictos más frecuentes se pueden categorizar según las personas que están implicadas en la situación y se definen de la siguiente manera: 

-Los muy comunes conflictos intrapersonales.

¿Te ha pasado que tienes que hacer una actividad que va en contra de tus ideales, metas o valores? Esta disputa contigo mismo se conoce como lucha o conflicto intrapersonal. 

-Los complejos conflictos interpersonales.

Son aquellos problemas en los que están implicadas dos personas o más. Pueden presentarse entre compañeros del mismo equipo que tengan puestos del mismo nivel de la jerarquía de la empresa o incluso, presentarse entre el líder o coordinador con su subordinado. 

Si no se resuelven de la mejor manera, este tipo de conflictos suelen crear un ambiente incómodo en la oficina que puede ser propagado hacia el resto del equipo de trabajo.

-Conflicto entre varios: intragrupal.

En todas las empresas, los departamentos se dividen en grupos de personas. Hoy en día el trabajar adecuadamente en equipo se convierte en un requisito para el departamento de Recursos Humanos al reclutar a un nuevo colaborador.

Debido a las diferencias y distintos puntos de vista entre los integrantes de un mismo equipo, suelen surgir discusiones denominadas intragrupales. En este tipo de conflictos la comunicación debe ser óptima entre cada uno de los implicados en el problema, de otra manera puede convertirse en una situación difícil de resolver.

Para el desarrollo de la solución, se deben considerar algunos elementos positivos como la confianza, el diálogo y la comunicación asertiva y empatía entre los integrantes. Además el establecer los objetivos de cada integrante y metas comunes podrá ayudar a que se concentren en cumplir con su fin y no en pequeños problemas de poca importancia.

-Rivalidad entre distintos grupos: Conflictos intergrupales.

Los conflictos intergrupales son similares a los descritos en el punto anterior, sin embargo, la problemática se desenvuelve entre distintos grupos de trabajo, generalmente en áreas distintas, con diferente perfil y objetivos organizacionales.

Puede presentarse en dos situaciones:

-Conflicto entre dos personas: Un empleado del área de Mercadotecnia tiene un problema con alguien del equipo de Finanzas, por ejemplo. Es importante identificar si el conflicto es meramente laboral o si tiene connotación personal.

Enfrentamiento de equipos: Se presenta cuando dos equipos completos se enredan en un conflicto. Este tipo de problema se presenta mayormente en situaciones de estrés durante un proyecto interdisciplinario, la comunicación y profesionalismo son claves para hacer estos conflictos más ligeros.

¿Por qué inició el problema? 

Ya que pudiste identificar con quien o quienes tienes tu problema, es momento de conocer la raíz del conflicto y con ello, reconocer la mejor manera de resolverlos. Pon mucha atención a las siguientes causas más comunes de los conflictos en el trabajo, de esta manera quizá puedas encontrar la razón de esa situación que no has podido solucionar.

Conflicto de relación e información

En la actualidad, las empresas tienen muchas herramientas y dinámicas para que la comunicación y el ambiente interno sea lo más saludable y eficiente posible, sin embargo, todavía se presentan ciertas fallas de comunicación que generan problemas. Como esa vez que tu jefe te pidió algo y tu compañera entendió otra cosa totalmente diferente.  
La comunicación e información puede llegar de manera errónea o falsa, ya sea por distracción o porque manejan la situación a beneficio sus propios intereses.

-Conflicto de intereses

Generalmente este tipo de conflicto se origina porque los empleados ven primero por sus intereses propios y después los de la organización. 

Esto hace que pierda el interés en la organización y que baje su desempeño laboral, creando así problemas con sus supervisores e incluso compañeros. 

Tips para resolver y evitar conflictos laborales:

1. Relación profesional.

Mantener una relación profesional es uno de los principales consejos que en Factura.com te podemos dar, no te sientas obligado a entablar amistad personal, el ambiente se torna pesado cuando se forza esta situación y puede provocar problemas innecesarios en el entorno laboral.

Es ideal respetar los distintos roles que desempeñamos y en las metas laborales, teniendo una actitud respetuosa y cordial. En caso de darse una amistad más cercana, es preferible demostrarlo en momentos de ocio o destinados a la convivencia.  

2. La clave: Comunicación.

Un aspecto que resulta bastante positivo al resolver conflictos en el trabajo es mantener una comunicación adecuada con nuestros compañeros, incluidos nuestros jefes. Callarnos cuando algo no nos gusta puede resultar en complicaciones mayores, dado que favorece que se acumulen problemas en las dinámicas de trabajo en equipo.

Lo mejor será siempre expresar nuestros puntos de vista sobre determinadas situaciones que pueden estar pasando y no son de nuestro agrado, haciéndolo de una manera educada y sin generar conflictos con nuestro discurso (comunicación asertiva).

3. Ojo con el lenguaje corporal y la escucha activa.

Inconscientemente nuestro cuerpo expresa lo que sentimos, aunque no utilicemos palabras, este tipo de lenguaje puede ser malinterpretado por la otra persona al momento de estar discutiendo. 

La escucha activa también es un detalle primordial al momento de atravesar un conflicto. La escucha activa consiste en oír conscientemente lo que la otra persona está diciendo, dejando a un lado las emociones y la impulsividad, el secreto está en ser 100% objetivo. 

4. Pide ayuda especializada.

Cuando el conflicto se nos va de las manos, lo mejor es consultar a un mediador que tenga las habilidades para apoyarnos. En estos casos necesitamos ser humildes y reconocer que se necesita la ayuda de un profesional en Recursos Humanos, psicología o superior con disposición.

5. Piensa en equipo.

No olvides que estás en una organización con objetivos colectivos. Todas las acciones y discusiones deben estar enfocadas en cumplir tus metas profesionales que, aunque el ser humano tiene rasgos individualistas, deben estar organizadas con la empresa y el equipo de trabajo del que formas parte.

En Factura.com nos especializamos en solucionar los temas de facturación en tu empresa, permitiendo que tengas más tiempo de resolver otros conflictos en tu pequeña o mediana empresa. 

Conoce nuestros planes y despreocúpate de la facturación tradicional tan complicada.

Acerca del autor

Factura.com
Factura.com

Esta plataforma es ideal para los emprendedores, profesionistas y freelancers que no son expertos en contabilidad, ya que es una plataforma muy fácil de usar. Puedes facturar en cualquier momento y en cualquier lugar.

Añadir comentario