¿Cómo vender más? Aprende a atraer a tus clientes.

Comprar y vender son actividades diarias que realizamos aunque no nos  dediquemos a ello profesionalmente. 

La finalidad de cualquier empresa es brindar un servicio o producto de calidad y de acuerdo a las necesidades del cliente. Por esta razón, ya seas el contador, ingeniero en sistemas o coordinador de cualquier departamento, la meta principal es mantener todo en sinergia para generar mayor satisfacción al cliente y con ello, más ventas. Además, algo que vendemos a diario sin darnos cuenta es nuestra persona. 

La percepción que tienen las personas de ti, es un elemento fundamental para “venderte”, esta percepción puede ser una herramienta para conseguir mejores oportunidades de empleo, ampliar tu red profesional, generar ventas, etc.

En el artículo de hoy te daremos algunos tips para potenciar tus ventas y crear tu marca personal. Presta atención y pon en práctica estos sencillos pasos hoy mismo.

7 tips para vender más.

1. Aumenta el nivel de efectividad.

Para ser más efectivo en tus ventas, es necesario que hagas algo más allá de tocar puertas y hacer cientos de llamadas al día. Lo importante es que conozcas a quién le estás vendiendo. 

Tal vez pienses que no es tan necesario saber detalles de tu prospecto, sin embargo, como vendedor, es importante hacer esta tarea. Investigar a la persona a la que te vas a contactar, preparar tu material e ideas principales hará que el prospecto note que sabes de lo que estás hablando y serás digno de que te escuche con detenimiento, aumentando así, tus probabilidades de éxito.

Una manera de conocer a tu cliente es hacer una sencilla búsqueda en internet, de esta forma podrás entender a qué se dedica, en qué sector se desenvuelve, en que localidad se encuentra y demás aspectos que te ayuden a comprender su situación y necesidades, además de otros temas que te ayudarán a romper el hielo y naturalizar la conversación.

Por otro lado, si una de tus herramientas de venta es el mailing, también tenemos algunos consejos para ti. 

La personalización capta el interés de cualquier individuo, no es lo mismo que llegue a tu bandeja un correo genérico a que te llegue uno con tu nombre y una oferta solo para ti, ¿cierto?. En tus próximos correos intenta hacer estos cambios y verás como consigues más interés en tus clientes y prospectos.

2. Sé empático

Un consejo clásico muy sabio nos dice que nos “pongamos en los zapatos” del otro para comprender a una persona, en los negocios esto también funciona. Antes de vender, ponte del lado del consumidor, piensa como él.

Cuando estamos platicando con una persona, nos sentimos en confianza cuando nos miran a los ojos, cuando nos escuchan con atención y cuando nos dicen la verdad. En tu labor de venta no olvides dedicar tiempo a escuchar lo que quiere tu cliente y hacer una oferta adecuada para él. Esto creará una diferencia por una sencilla razón: Pocos vendedores se interesan más en su cliente que en su ganancia.

3. ¡Atento a los detalles!

Se rumora que los vendedores son personas que hablan demasiado y, en muchas ocasiones, esto es molesto para la mayoría de las personas. Un consejo que te damos en Factura.com es que el vendedor deje de ser el centro de atención de la conversación, al igual que el producto y se concentre y escuche al cliente. Después tendrá información para hacer comentarios y preguntas inteligentes para atraer al cliente hacia un cierre.

Ve al grano después de averiguar qué es lo que quiere tu prospecto. No sólo te enfoques en la necesidad, también hay conocer las expectativas y lo que es más difícil, superarlas. 

4. Trabajar tus preguntas inteligentes

En el punto anterior mencionamos las preguntas inteligentes. ¿Sabes qué es una pregunta inteligente? Las preguntas inteligentes son aquellas que permiten detectar las necesidades reales del cliente y proponer la solución más adecuada. Por ejemplo: Si pudiera mejorar algo dentro de su organización, ¿qué sería?; con esto el cliente te dará la solución que busca que le ofrezcas.

Si no eres un experto en ventas, es un grave error que no tengas pensadas tus preguntas inteligentes para la cita o llamada que tendrás con tu futuro cliente. Antes de tu cita procura definir cuáles son las preguntas inteligentes que te ayudarán a constatar, validar, verificar y aclarar toda la información. La finalidad es cerrar un negocio hoy, pero también generar un vínculo duradero.

5. Si haces una promesa, cúmplela.

Si tuviste que utilizar una estrategia dura para cerrar la venta y decidiste ofrecer algo a cambio, asegúrate de poder cumplirlo, de lo contrario, no prometas nada. La sinceridad es un factor importante dentro de la relación comercial y es mejor comenzar con el pie derecho, si no puedes cumplir con lo acordado el cliente se sentirá estafado.

6. No olvides cobrar.

Cuando estés en la parte de prospección, asegúrate de que tu cliente vaya a tener la capacidad de pagarte. Cuando estés cerrando el trato con tu cliente puedes preguntarle directamente si dispone del dinero para cumplir con las obligaciones de pago que le propusiste. Un cliente que no te puede pagar, es un cliente que te provocará muchos dolores de cabeza.

7. ¡Diversifica!

Al igual que en las inversiones, no deberías poner todos tus huevos en la misma canasta. No pongas toda tu atención y confianza en un solo cliente (aunque sea un cliente que compre mucho) porque cuando se vaya, te quedarás con ese vacío y deberás conseguir más clientes desesperadamente. 

Esta situación se reduce cuando prospectas constantemente, así abres y amplias tu cartera de clientes.

Un tip que te ayudará consiste en verificar que un solo cliente no represente más del 20% del total de tus ventas. De ser así, es necesario que amplíes tu negocio para que ese comprador no tenga tanta influencia en tus ganancias.

¿Qué es una marca personal?

Tener tu marca personal te dará un plus en los entornos profesionales y personales, si aún no trabajas en tu marca personal, es momento de que te pongas en acción, sino te quedarás atrás.

Una marca personal se define como la percepción o impresión ampliamente reconocida y, en gran medida uniforme, de un individuo en función de su experiencia, competencias, acciones o logros dentro de una comunidad, industria o mercado en general.

En pocas palabras, significa el esfuerzo de un profesional para destacar. Es algo sencillo, inteligente y esencial para el ambiente tan competitivo de la actualidad. 

Los especialistas en branding saben que el reconocimiento de marca es una de las principales metas en una organización comercial. Según información recopilada por Venngage cuando una marca es consistente, la empresa aumenta la rentabilidad en 23 %. Además de impulsar las ventas, un branding efectivo puede atraer talento de calidad.

El branding personal funciona de manera similar. Cuando tienes una marca propia te vuelves más visible en la industria en la que te desenvuelves, además de que mejora tu reputación entre reclutadores y directivos, propiciando que te recuerden y te consideren para futuros proyectos.

Crea tu marca personal.

Ya sabemos lo importante que es contar con una marca personal, pero te estarás preguntando cómo generarla desde cero. Bueno, a continuación te presentaremos 5 sencillos pasos para comenzar con tu branding personal.

  • LinkedIn en acción: 

LinkedIn debe estar sin duda en tus prioridades al generar tu marca personal. Ten por seguro que tu público objetivo te investigará en esta red antes de decidir si trabajará contigo. Completa tu perfil adecuadamente con todas las recomendaciones de la plataforma.

Subir una foto de calidad, enfocada a tu profesión y amigable te abrirá muchas puertas. No olvides al tipo de público que quieres atraer. 

Redacta tu resumen donde platiques tu experiencia, tus habilidades y objetivos profesionales, así quien se encuentre con tu perfil podrá conocerte un poco más.

Asegúrate de incluir información de contacto y si tienes alguna red social donde hables de tu trabajo, agrega un CTA (call to action) para que te sigan también en esa red.

  • Posiciónate:

Al momento de presentarte da un speech corto donde conquistes a tu público objetivo. Tu propuesta de valor es sobre ti, pero no es para ti.

 Exprésale a tu audiencia lo que te distingue dentro de tu industria o rol. Si no estás seguro de qué te diferencia, invierte tiempo en investigar y reflexionar acerca de tus habilidades y pasiones. Sé claro y objetivo, sin olvidar la sinceridad.

  • Escribe acerca de tu especialidad:

Una manera excepcional de demostrar que tu enfoque es distinto a los de tus colegas es escribir. Redacta blogs, posts e infografías con información útil e interesante, así quien te lea podrá guardar en su memoria que le diste información valiosa y por lo tanto, tú eres valioso. 

Procura que tu contenido no sea 100% comercial, más bien que esté centralizado a que te conozcan a tu conocimiento y a ti.

  • Haz que la gente te recomiende:

Que una persona valide lo bien que hacemos nuestro trabajo, sin duda es relevante. 

Si bien la marca personal es en gran medida un ejercicio individual, obtener recomendaciones de clientes, gerentes o colegas puede legitimar tus aseveraciones y fortalece y da veracidad a tu personalidad. Si tu líder o compañeros están contentos con tu trabajo, ten la confianza de sugerirles que te recomienden en LinkedIn o dejen comentarios positivos, al estar contentos con tu talento, no pensarán dos veces tomar tu sugerencia y hacer su recomendación pública.

Ya tienes todos los consejos para mejorar tu marca personal y potenciar tus ventas, solo falta que te atrevas y enfoques tu energía en hacerlo funcionar. Recuerda que la motivación viene de uno mismo. ¿Estás listo para hacer esto realidad?

En Factura.com nos esforzamos por brindarte contenido útil, si este artículo fue de tu agrado, compártelo con tu equipo de trabajo y conocidos.

Sigue nuestras redes para más artículos y publicaciones acerca de contabilidad, finanzas, emprendimiento y empoderamiento empresarial.

Acerca del autor

Avatar
Roberto Pérez Guerrero

Añadir comentario