como-ayudan-las-redes-sociales-a-las-empresas-factura

Las redes sociales crean nuevas oportunidades para el crecimiento de un negocio

como-ayudan-las-redes-sociales-a-las-empresas-factura

Si se gestionan correctamente, las redes sociales permiten a las empresas acelerar significativamente su capacidad de lanzar nuevas marcas, fortalecer las relaciones con los clientes actuales, la posibilidad de llegar a nuevos clientes, y alcanzar nuevos mercados locales y globales.

Las redes sociales están siendo utilizada para generar nuevos ingresos a partir de las oportunidades con base en los clientes actuales, donde se dan a conocer nuevos productos o servicios, o para aumentar los que ya se ofrecen. Mediante la identificación de las necesidades no satisfechas entre los clientes actuales y el desarrollo de productos y servicios basados en el valor para satisfacer esas necesidades, las empresas pueden diferenciarse de su competencia, así como generar ventas incrementales. Un ejemplo de cómo los medios sociales pueden cumplir con esto es “MyStarbucksIdea” (que permite a los clientes mandar ideas para los nuevos productos y prácticas de Starbucks).

Los medios de comunicación social también está siendo utilizado para atraer a amplios rangos de nuevos clientes, estas nuevas oportunidades se pueden detectar en lo que desean o requieren los clientes existentes. Abundan las posibilidades de crecimiento para las empresas que idean formas innovadoras para identificar y adquirir los posibles nuevos compradores. La campaña de foto-etiquetado de IKEA en Facebook ilustra cómo los medios sociales pueden ser utilizados para difundir la palabra a los posibles nuevos clientes mucho más rápido, más eficaz y menos costosa que las campañas tradicionales. La compañía de muebles para el hogar sueca quería promover la apertura de una nueva tienda en Malmö, Suecia. Se creó una página de perfil para el gerente de la tienda en Facebook y publicaba diferentes fotos de productos IKEA. Para generar entusiasmo por la tienda y los productos de IKEA, la compañía hizo un concurso, en el cual, la primera persona que pudiera etiquetarse con su nombre en la foto del gerente, podía ganar el producto que se mostraba. En poco tiempo, miles de personas se etiquetaban a sí mismos en las fotos de productos que iban desde camas, floreros, sofás, y más, en un intento por ganar. No es sorprendente que la campaña se extendió rápidamente por todos lados, lo que genera un aumento masivo de reconocimiento hacia la marca.

Las empresas pueden utilizar las redes sociales para acceder a nuevos mercados globales. Las compañías que dan a probar sus aplicaciones a nivel mundial es un buen ejemplo de esto. La gente puede descarga las aplicaciones de forma gratuita. Los usuarios envían sus comentarios acerca de lo que experimentan, luego se comunica la retroalimentación al equipo de desarrollo para su consideración. Tal opinión es muy importante para la marca, así pueden detectar y entender las necesidades y preferencias de los clientes en regiones o mercados específicos y establecer relaciones con ellos sin la necesidad de una presencia física.

Los medios sociales también proporcionan una oportunidad para que la empresa haga participar a su base de empleados en la promoción de su marca. Con los empleados que ya participan de manera creíble en las conversaciones en línea como parte de la población de consumidores, es una extensión natural de una empresa para alentar y servir como fans y facilitadores.

¿Qué pasa si la empresa no participa en las redes sociales?
Ignorar a los medios de comunicación social no va a hacer que desaparezcan o disminuyan los comentarios buenos o malos y su impacto. Los medios sociales está aquí y está sucediendo, independientemente de qué empresas participan. Si una empresa decide no actuar, encontrará competidores que llenarán rápidamente ese vacío y, potencialmente, podía ver su marca y reputación dañada por los comentarios críticos que adquieren una vida propia y “se hacen virales”. Entonces, lo mejor es estar presente para poder comunicar lo que la marca tenga que decir.

Las oportunidades y riesgos anteriores se incorporan en lo que se llama como “activismo de los consumidores.” Cuando una empresa utiliza los medios sociales en el camino correcto para atraer a los clientes, se encontrará clientes que están más que dispuestos a convertirse en una extensión en cuanto a ventas (publicidad positiva al recomendar los productos o servicios) y hasta de servicio al cliente (a veces se ayudan entre ellos), para ayudar a difundir la buena palabra y atraer a otros clientes.

A continuación vemos una infografía que nos muestra como ayudan los medios sociales a la empresa.

como-ayudan-las-redes-sociales-a-las-empresas

redes-sociales-PyMe

Las redes sociales en la pequeña y mediana empresa – PyME

redes-sociales-PyMe

Para la pequeña y mediana empresa, la interrogante es si deben estar presentes en los medios de comunicación social como las grandes marcas y si es una buena oportunidad para su negocio.

Es común para algunas pequeñas empresas entrar rápidamente en múltiples redes sociales. De hecho, las plataformas sociales estratégicamente hacen que sea muy simple y rápido unirse a ellas. Mientras que la facilidad de adopción es ideal para pequeñas empresas, especialmente las que cuentan con una visión para los medios sociales, en realidad puede ser un arma de doble filo. Pueden crear cuentas y empezar a compartir sin realmente considerar a su público objetivo. Es mucho mejor estudiar el mercado y a quién se va a dirigir la comunicación, antes de invertir demasiado tiempo en una red social. ¿Qué tipo de cliente está comprando tus productos? ¿Qué canales sociales frecuentan? ¿Qué tipo de contenido les gusta y comparten? Si los datos dicen que tu cliente promedio es una mujer de 35 a 40 años, que le gusta Facebook y Youtube, entonces no hay razón para gastar mucho tiempo y energía en Twitter, al menos en un inicio. Es bueno tener apartadas las diferentes cuentas de redes sociales, solo que no se trabajarán con la misma intensidad.

Se dice que el contenido es rey, sobre todo para darse a conocer como referente en el medio, pero lo más importantes es saber qué tipo de contenido se debe crear y como distribuirlo, para que llegue al público objetivo. El contenido puede ser un área problemática para las pequeñas y medianas empresas. A menudo comienzan con una gran energía y luego se agotan cuando las demanda se vuelve abrumadora. El estar presentes en los medios sociales requiere de una interacción constante con los usuarios y crear contenido de forma regular. Es mejor escribir un contenido diario o cada tercer día, en lugar de 5 o más contenidos en un solo día cada que te acuerdes. A los robots de búsqueda en Internet les gusta un ritmo constante de publicaciones. Por otro lado no establezcas un ritmo que no puedas mantener. Es un camino unidireccional; siempre se puede ir hacia arriba, pero es difícil dar marcha atrás sin parecer poco elegante.

Del mismo modo, algunas compañías tratan de publicar cualquier contenido a un ritmo vertiginoso, con la esperanza de que algo les puedas funcionar. Esto puede ser un error, lo ideal es poner énfasis en el valor del contenido- que proporcione algo que sea útil, interesante y compartible para los clientes potenciales. Debes darle un enfoque de calidad en lugar de la cantidad. Invierte un poco en la experimentación y ve lo que funciona. Dos o tres artículos por semana en el blog de tu sitio puede ser suficiente si estás dentro de la pequeña y media empresa. Posteriormente tienes que compartirlos en las redes sociales y estar pendiente de la interacción en ellas. Se aconseja compartir noticias, tips, tutoriales o consejos en las redes sociales y estar pendientes varias veces al día, sobre todo si tu mercado está dirigido a jóvenes o personas que están pendientes de las redes sociales, como las madres que se quedan en casa. En primer lugar, debes invertir tiempo en Facebook, posteriormente es bueno tomar ritmo en Twitter, YouTube, Google+, Instagram, Pinterest.

También debes tomar en cuenta que la comunidad es el núcleo de las redes sociales. Las pequeñas empresas deben identificar fuertes influenciadores sociales – bloggers que tus clientes leen, individuos que se identifican con los seguidores – y comenzar a participar con ellos. Seguirlos en sus canales sociales para provocar un seguimiento de retorno. Compartir su contenido. Comentar cuidadosamente en sus sitios-blogs o redes sociales varias veces a la semana, con respeto y sin hacer auto-promoción. A medida que pasa el tiempo, la puerta se abrirá para la conversación – igual que las oportunidades para la participación más significativa como compartir eventos o promociones. Es bueno participar como escritor invitado en otros sitios de la industria, para darte a conocer y que se haga un vínculo de tu persona con la pequeña y mediana empresa.

Los primeros meses pueden ser desconcertantes para las PyMEs en relación a la respuesta inesperada a tus esfuerzos de difusión en los medios sociales. Puede ser desconcertante y gratificante la primera vez que una campaña promocional tiene un gran éxito, pero también puede ser desconcertante una queja constante con el servicio al cliente. Sin embargo, esa es la naturaleza misma de las redes sociales – y tal vez de la vida. Podemos estar ahí y participar – pero no podemos controlar la respuesta, buena o mala, a nuestros esfuerzos. Todo lo que está dentro de nuestro control es nuestra forma de comunicar (como es debido) a los que se toman el tiempo para interactuar con nosotros: con un buen indicador de cortesía y agradable profesionalismo.

Al final, los medios sociales son una herramienta como muchas otras a disposición de las PyMEs. Su único objetivo, es poder incrementar la propia visibilidad, ampliar el alcance y atraer a los clientes actuales y futuros. Pero sólo va a trabajar bien si se utilizan de forma estratégica.