motivar-a-tu-equipo-de-trabajo

Formas eficaces para motivar a tu equipo de servicio al cliente

motivar-a-tu-equipo-de-trabajo

Las cosas buenas suceden a tus clientes cuando pasan cosas buenas a tu personal. Si las personas se sienten bien acerca de su trabajo, y están orgullosos de estar en un equipo, se esforzarán por conseguir más y hacerlo mejor. Así que una de tus tareas más importantes como líder de servicio al cliente, es la construcción de una estrategia de motivación que va a producir y mantener el espíritu de entusiasmo entre tus empleados.

¿Te gustaría descubrir algunas maneras eficaces para motivar a tu personal y asegurar el crecimiento continuo de tu negocio? Estos son algunos consejos para asegurar que tus representantes de servicio al cliente se sientan bien sobre el trabajo que realizan y que tengan mucho entusiasmo para seguirse desarrollando.

Mantener un espíritu de equipo
Nadie vive en una isla, y para muchos su equipo de trabajo es muy parecido a una familia, donde el apoyo mutuo y la confianza son muy importantes. Para crear un poderoso espíritu de equipo y romper las barreras en el lugar de trabajo, permite a tus empleados trabajar en proyectos en forma de equipo, inclúyelos en el intercambio de ideas y en el proceso de toma de decisiones, asegúrate de que cada uno puede actuar como contribuyente eficaz y se siente cómodo al compartir ideas y opiniones. Como dice un viejo refrán, el trabajo en equipo divide la tarea y multiplica el éxito.

Que exista una competencia amigable
Según C. Sewell y P. Brown en su libro “Customers for Life, “la gente es naturalmente competitiva. Van a tratar de superar las metas que se establecen entre ellos, ya sea que se les paguen un extra o no por ello. El secreto es establecer metas que reditúen el mejor interés de la empresa “.

Cuando se utiliza correctamente, la competencia puede ofrecer resultados brillantes para el rendimiento de un equipo. La gente contribuye con sus esfuerzos e ideas al máximo cuando tienen la oportunidad de lograr algo que represente un desafío. La competencia sana es una manera perfecta para evitar la rutina y el aburrimiento en el lugar de trabajo, y también anima a los empleados a explorar y descubrir nuevas estrategias de rendimiento en el trabajo.

Equilibrar la vida y el trabajo
El equilibrar el trabajo y otros aspectos de la vida tiene su impacto en cómo se siente la gente acerca de sus puestos laborales. El trabajo no debe consumir la vida de los empleados. Las empresas que reconocen la necesidad de un equilibrio son cada vez más atractivas para los trabajadores. ¿Puede tu empresa dejar que los empleados disfruten de un adecuado equilibrio entre el trabajo y el ocio? Mediante la introducción de un horario flexible y el reconocimiento de las necesidades de la familia, se puede establecer una base para la satisfacción de los empleados y un mejor rendimiento.

Hacer que la gente se sienta apreciada
Es posible que la gente tienda a buscar cosas para criticar en lugar de alentar, eso con el entendido de que el equipo sienta la presión y funcione mejor. Sorprendentemente, el elogio – que en realidad es la cosa más fácil de hacer y no cuesta nada – puede hacer maravillas. Es parte de la naturaleza humana el querer ser observado y reconocido. Busca situaciones dignas de elogio. Asegúrate de que tus empleados te escuchen cuando están haciendo un buen trabajo. Eso refuerza lo que hicieron, y también comunica sus valores a todos los demás.

Fomentar la creatividad
Obtén lo mejor de tu gente y anímalas a estar en su momento más creativo. Anima a tu equipo para seguir buscando nuevas formas de realizar su trabajo y que se pregunten lo que se podría mejorar haciendo las cosas de otra manera. Mediante la creación de una cultura donde se anima a los empleados a pensar diferente, se puede ayudar a la empresa para innovar y crecer.

Empodera a tu equipo
Cuando se trata de una solicitud de descuento, oferta especial o el envío gratuito, deja que tu equipo sea el que tome las decisiones. Al empoderar a tus representantes de servicio al cliente, obtendrás que estén más comprometidos y motivados para hacer lo correcto para el cliente. La libertad de ser flexible y sensible a los problemas del cliente les permitirá convertir una situación potencialmente frustrante en una interacción positiva, para construir relaciones con los clientes a largo plazo basadas en un enfoque profesional creíble.

Hacer un mundo mejor para todos
Nos sentimos bien con nosotros mismos cuando hacemos negocios con una compañía que comparte nuestros propios valores. Considera si tu organización puede hacer un esfuerzo para ser verde y cuidar el medio ambiente. ¿Por qué no donar tus viejas computadoras a una escuela local o proporcionar descuentos especiales para organizaciones sin fines de lucro? Hay muchas otras maneras en que tu empresa puede contribuir y dejar que tu gente se sienta bien acerca de ser parte del éxito. En última instancia, las cosas buenas suceden a tu empresa y tu gente cuando sienten que pueden hacer de este mundo un mejor lugar para todos.

¿Te has preguntado alguna vez por qué motivar a tu equipo de atención al cliente? ¿Sabes cómo motivarlos? ¿Tienes alguna otra manera que inspira para llevar el espíritu de entusiasmo al lugar de trabajo?

los-peores-cliches

Los peores clichés sobre liderazgo y cómo evitarlos

los-peores-cliches

Si has trabajado en una oficina, de seguro has escuchado algunas frases del liderazgo empresarial que con el tiempo se han vuelto clichés.

Las frases se convierten en un cliché cuando se utilizan en exceso hasta el punto de lo absurdo y sin sentido. Lo que en un principio podría haber sido una motivación o un pensamiento original, se ha convertido en materia de comedias y películas sobre jefes terribles.

Así que piensa bien lo que dices antes de usarlos a la ligera.

“No hay un “yo” en un equipo”
Si bien el trabajo en equipo es obviamente importante, cada miembro de ese equipo es también un individuo. No funciona tratar a cada persona como un simple engranaje de una máquina. Los mejores líderes tratan a las personas como individuos, y valoran su potencial y fortaleza dentro del equipo.

“No hay preguntas tontas”
Mientras que el objetivo de este cliché puede ser noble (cualquiera puede hacer cualquier pregunta), hay cuestiones que no añaden ningún valor, no alientan o no mejoran la conversación. Está bien etiquetar a las preguntas redundantes como un problema y tomar medidas para eliminarlas.

“El cliente siempre tiene la razón”
Cuando prefieres y ponderas lo que dice el cliente frente a tu equipo de trabajo – incluso cuando sabes que el cliente está definitivamente mal – se pierde la fe y la confianza del equipo. Una persona de tu equipo si no se siente culpada, puede demostrar que incluso un cliente que no tiene la razón, merece un buen servicio sin tener que buscar a un culpable.

“Dar el 110 por ciento”
¿Estás seguro que los de tu equipo de trabajo saben lo que esto significa realmente. ¿Les estás pidiendo que se queden hasta tarde? ¿Trabajar en las horas de comida? ¿Aumentar la productividad en un 10 por ciento? En su lugar, lo mejor es crear metas reales, significativas y que se cumplan en tiempo y forma.

“No me traigas un problema sin una solución”
En la mayoría de los casos, si la persona puede resolver la situación por su propia cuenta, así sucederá. Este tipo de cliché no fomenta la rendición de cuentas, sino más bien desalienta a los empleados para hablar cuando se dan cuenta de un problema. En su lugar, crea un ambiente en el que se anime a la gente para que encontrar problemas, y el equipo puede trabajar en conjunto para resolverlos.

“Pensar fuera de la caja”

Esta frase es tan vaga que no tiene sentido. En lugar de exigir la creatividad desde la nada, proporciona una orientación clara a través del proceso creativo. ¿Cómo se puede animar a tu equipo para analizar el problema desde una perspectiva diferente?

“Cada opinión cuenta”
Bueno, sí y no. El lugar de trabajo no es una democracia. Alguien – probablemente el que tiene una posición de liderazgo – tenga la última palabra. Alentar a los empleados a expresar sus opiniones es una buena práctica; pero alguien debe tomar el control de la nave, ser capaz de tomar decisiones críticas que mantengan a los proyectos por el camino del éxito.

“Trabaja de forma inteligente, no de forma ardua”
Cuando se dice esto, puede ser que mandes el mensaje de que el trabajo que se hace ahora puede tomar menos tiempo. Si hay una mejor forma de hacer una tarea, enseña cómo hacerlo, pero no lo dejes como una generalización.

“Agradecemos sus comentarios”
Ya sea que estés hablando con clientes o empleados, este tipo de invitación solamente va a redituar en valores atípicos: Los excepcionalmente felices o los totalmente infelices. Si realmente quieres una retroalimentación, toma un papel activo en recolectarlos y pregunta directamente.

“El fracaso no es una opción”
Este cliché se utiliza a menudo para cerrar un debate o evitar preguntas sobre una decisión cuestionable. En su lugar, se debe entender la decisión, estimular el debate, responder a las preguntas difíciles, y al hacerlo, se puede evitar el fracaso. Porque definitivamente el fracaso sí es una opción. Además de los fracasos se aprende.

¿Conoces otros clichés?

 

exito-en-los-negocios

Consejos de la gente exitosa para vivir una vida equilibrada

exito-en-los-negocios

Las personas altamente exitosas se miden en siete elementos clave: salud, familia, lo social, las finanzas, lo empresarial, lo cívico y lo espiritual. Ellos tratan de mantener un equilibrio entre estos elementos para vivir una vida sana. Eso es lo que hace que se mantengan por mucho tiempo como grandes líderes.

La mayoría de nosotros estamos muy ocupados en nuestros negocios. Sabemos que estamos trabajando demasiado y podemos sentir los efectos secundarios de ello. Entonces la cuestión es crucial: ¿Qué vamos a hacer al respecto?

Aquí mostramos algunos consejos para llevar una vida más equilibrada.

Salud física
No importa si eres el director de tu compañía o uno de los hombres clave, es fácil dejar a un lado las cosas como el ejercicio y la dieta, una vez que las cosas se ponen demasiado ocupadas en la oficina. Pero debes entender que tu cuerpo es el único que llevarás hasta el final del juego. Es por eso que es fundamental mantenerlo fuerte y lo suficientemente sano como para que pueda hacer las cosas que te motivan. La clave aquí es estar en forma, para que no tengas que decir “no” a alguna cosa que quisieras hacer. Debes de ser muy honesto, para darte cuenta que necesitas hacer ejercicio y comer sanamente.

Familia
¿Qué tan equilibrada sientes la relación y el tiempo que pasas con tu familia? ¿Cuál es la relación con tu cónyuge? ¿Tus hijos? ¿Qué hay de tus padres y miembros de la familia? Los lazos familiares son las relaciones más estrechas que debes tener en tu vida, no importa lo ocupado que puedas estar en el trabajo. Si sientes que estás bajo de puntuación en este tema, vale la pena que recuperes estas relaciones. Los miembros de la familia son realmente parte de tu red de apoyo y nunca los debes perder, sobre todo cuando estés en tu punto más bajo.

Lo social
¿Tienes una red sólida de amigos o no? ¿Tienes un grupo de personas como tú que salen con regularidad, tal vez a un club de lectura o para ir a jugar fútbol? Si no es así, es hora de empezar a construir este tipo de relaciones. Tener gente a tu alrededor que te guste estar con ella y le tengas confianza, es uno de los mejores indicadores de vivir bien. Si está sacrificando este tipo de relaciones porque estás trabajando demasiado, entonces no existe un buen equilibrio.

Las finanzas
¿Cómo están tus finanzas personales? ¿Estás en el camino de ahorrar lo suficiente para tener una jubilación cómoda? ¿Van aumentando tus activos con el tiempo? La clave para la salud financiera personal es sentirse en control y saber que se tiene suficiente dinero para tener diferentes opciones. Si estás trabajando demasiado, y no tienes el dinero que necesitas, algo estás haciendo mal en la ecuación.

Lo empresarial
Si estás tratando de subir la escalera corporativa, pregúntate si estás lleno de energía para ir a trabajar todos los días. ¿Estás emocionado de estar haciendo una diferencia y avanzar o temes que la monotonía te arrastre en el día a día? O bien, si eres propietario del negocio, ¿cómo van las cosas: los ingresos y las ganancias crecen? Algunos de nosotros, los que somos muy exigentes nunca nos podremos dar un 10 aquí sin importar qué. Pero vale la pena medir cómo todo ese tiempo que se está invirtiendo en el trabajo está dando sus frutos. De otra forma algo estamos haciendo mal.

Lo cívico
¿Cuánto tiempo eres capaz de invertir en las cosas que le interesan a tu comunidad? Eso puede ser cualquier cosa, desde ser voluntario para ayudar en la asociación de padres de familia o ser entrenador de algún deporte en un equipo, cualquier cosa que tengas que dar algo de ti mismo. Piense en ello como una actitud de agradecimiento. Si no has hecho lo suficiente para regresar algo de lo que te han dado, estás perdiendo la emoción y el gusto de dar, la recompensa es muy buena, emocionalmente te sentirás de maravilla.

Lo espiritual
El último aspecto de vivir una vida equilibrada es tu lado espiritual. Esto podría ser cualquier cosa, como tomar un paseo en el bosque el domingo, asistir a una iglesia o un templo. Esta es la forma en que nos sentimos renovados, sobre todo cuando nos sentimos abatidos y es algo que puede pasarse por alto fácilmente. Si tienes una puntuación baja en este aspecto, debes hacerte el tiempo para reconsiderar tu conexión con Dios, la naturaleza, o lo que sea. Te sentirás renovado y listo para abordar el mundo.

Encontrar el equilibrio entre estos elementos no siempre es fácil. ¿Pero cómo puede alguien ser un gran líder cuando ni siquiera puede equilibrar su propia vida? Cuando alguien vive una vida equilibrada tiene mayor posibilidades de tener éxito.

 

entrevista-de-trabajo-2

Preguntas comunes a la hora de una entrevista de trabajo y cómo responder a ellas (segunda parte)

entrevista-de-trabajo-2

Continuamos con la presentación de algunas preguntas que te pueden hacer en una entrevista de trabajo y la forma en que puedes contestarlas.

¿Cuál es tu filosofía hacia el trabajo?
No des adjetivos para este tipo de preguntas. Sólo habla en pocas palabras sobre algunos valores básicos que se adoptan en los lugares de trabajo y la energía que puede traer el trabajar en equipo.

¿En qué posición te gustaría trabajar en un equipo al crear un proyecto?
Debes ser categórico al dar la sensación de que eres flexible y no te importa si tienes que seguir órdenes o conducir el equipo, que todo sea por el bien del grupo.

¿Qué te irrita de los compañeros de trabajo?
Cualquier sentimiento se basa en la percepción. Así que debes contestar que puedes llevarte bien con cualquier tipo de compañeros de trabajo, ajustándote con ellos para que las cosas se hagan en tiempo y forma.

¿Por qué crees que estarías bien en este trabajo?
Destaca el conjunto de habilidades y experiencia que obtuviste en los lugares de trabajo anteriores, junto con el manejo de situaciones de crisis, para hacerles sentir que eres la persona adecuada.

¿Qué es más importante para ti: el dinero o el trabajo?
Contéstales que ambos son muy importantes para ti. No suenes demasiado generoso a la hora de hablar de dinero, pero tampoco des la impresión de que es lo único que te interesa. Diles que buscas satisfacción en el trabajo también.

¿Cuál era tu punto más fuerte según tu supervisor anterior?
Las situaciones específicas que sucedieron en tu trabajo anterior deben ser mencionados. No te limites a solo balbucear adjetivos. Si tiene cartas de recomendación o algún escrito de agradecimiento, muéstralo para que tengan referencias tuyas.

Háblame de tu capacidad para trabajar bajo presión
Responde a este tipo de preguntas difíciles con cuidado. Solo explica las situaciones en las que saliste avante al trabajar bajo presión. Preséntalas como si la presión dentro de los límites puede traer lo mejor de ti.

¿Cómo propones compensar tu falta de experiencia?
Resalta el conjunto de habilidades y logros que has conseguido para crear una sensación de confianza. Menciona algunos papeles similares que has llevado con éxito durante los proyectos de la escuela.

¿Qué te motiva a hacer lo mejor posible en el trabajo?
Si tu respuesta es algo como “por el buen sueldo” se acabarán tus posibilidades. Cita algunas cosas positivas, como el ambiente de trabajo, la disciplina y la integridad.

¿Cuándo vas a sentir que tienes éxito en este trabajo?
Una respuesta puede ser “Cuando cualitativa y cuantitativamente cumpla con los objetivos y pueda ir más allá de ese nivel”.

¿Qué cualidades buscas en un jefe?
Nunca digas cosas específicas, pasando por las descripciones con detalles. Sólo menciona algunas cosas buenas como, que sea justo y alentador.

¿Cómo te ves dentro de cinco años?
Menciona algo con respecto a las expectativas de tu currículum y habla como si fueras una persona con gran visión.

¿Qué has aprendido de tus errores anteriores?
No te limites a errores cometidos en los lugares de trabajo anteriores. Revela algunos de los errores importantes en tu vida y habla acerca de la gran lección aprendida.

¿Cómo manejas las críticas?
Habla como si la crítica fuese una buena forma de mejorar. Puedes decir que nunca te tomas las críticas de forma personal y comprendes las intenciones a la hora de recibir alguna. Narra cualquier situación en la que mejoraste tu nivel al saber reconocer las críticas.

¿Cuáles son tus actividades e intereses afuera del trabajo?
Describe la forma en que disfrutas de tu tiempo libre y enumera tus aficiones. Trata de relacionar tus aficiones a las actividades que te ayudan a adquirir habilidades.

¿Tienes algunas preguntas que hacerme?
Crea una lista de preguntas, para que comprendas bien de todo lo que puedas estar interesado en conocer y que atañe a tu futuro ahí en esa compañía.

entrevista-de-trabajo

Preguntas comunes a la hora de una entrevista de trabajo y cómo responder a ellas (primera parte)

entrevista-de-trabajo

Un momento crucial a la hora de conseguir un trabajo es llegar a la primer cita y tener que contestar algunas preguntas. Todos quisiéramos tener algo de experiencia sobre lo que hay que contestar, pero eso no lo enseñan en la universidad, así que ahora te presentamos algunas preguntas y la forma en que puedes contestarlas.
Esto no es una receta y tal vez tengas otras opciones, pero por lo menos te pueden servir de referencia.

Cuéntame algo sobre ti
Enmarca tu respuesta en relación al trabajo. Nunca te vayas a los detalles personales, a menos que el entrevistador te lo pida.

Háblame de tu trabajo ideal
Si tu respuesta es algo muy específico, junto con las responsabilidades que esperas te puedan encomendar, tal vez te puedan comprometer demasiado desde el principio. Entonces, es mejor hacer uso de frases más comunes como, estar en un medio ambiente amistoso.

¿Por qué dejaste tu último trabajo?
Dar una respuesta positiva, como “Estoy en búsqueda de nuevos horizontes”. Que tus palabras se dirijan a encontrar mejores oportunidades. Por otro lado, nunca pero nunca hagas declaraciones como “Mi ex jefe siempre estaba de mal genio, por eso es que estoy buscando otro lugar”.

¿Cual es tu debilidad?
No comiences en un instante a enumerar todos tus trastornos de personalidad. Mantén la compostura y cita debilidades que pueden potenciar alguna otra cualidad, como “Me preocupa tanto llegar a tiempo a la oficina, que pongo mi alarma dos horas antes”.

¿Cuales son tus fortalezas?
Cuanto más te vendas, más será la demanda. Basta con enumerar los puntos fuertes que dominas. Y estate preparado con acciones reales que las reflejen.

¿Qué sabes acerca del tipo de trabajo que hacemos?
Haz la tarea necesaria para conocer la compañía a la que vas a pedir trabajo, comienza por navegar muy bien su sitio web, ya que es la fuente más auténtica de información, para responder a una pregunta como ésta. En caso de que conozcas a personas de ese lugar, habla con ellas para obtener más conocimiento sobre la empresa.

¿Por qué deberíamos de contratarte?
Esto se debe manejar con un sentido de necesidad mutua. Habla en un tono equilibrado, para enviarles el mensaje de que tu necesitas el trabajo, tanto como la compañía necesita de lo que haces. Por otro lado, nunca te compares con los demás, eso da mala impresión.

¿Te consideras exitoso?
Invariablemente puede decir que sí. El éxito no significa tener el control sobre todo el mundo. Habla sobre tus principales logros hasta el día de hoy.

¿Por qué has estado desempleado durante tanto tiempo?
Cúbrete con la actividades productivas que has hecho durante ese tiempo, como la asistencia a cursos para mejorar tu conocimiento sobre algunos temas, trabajar como freelance o bien labores de ayuda social, sin compensación, pero con proyectos activos.

¿Qué opinaban tus compañeros del trabajo que hacías?
Utiliza los los cumplidos regulares que recibías de tus colegas y ten mucho cuidado de que no sonar demasiado exagerado.

¿Cuánto tiempo piensas trabajar con nosotros si eres contratado?
No seas demasiado específico al dar un período de tiempo determinado. Se puede dar una respuestas como “siempre y cuando ambas partes se sienten bien trabajando juntos”.

¿Crees que estás calificado para este puesto?
Trata de convencerlos que eres apto para el trabajo. Nunca expresar cualquier tipo de duda acerca de tus credenciales, no demuestres incertidumbre. Asegúrales que eres es la persona adecuada sin sonar pedante o exagerado.

Describe tu estilo de gestión
Es importante que dejes bien claro que pones mucho énfasis en la comunicación con los subordinados y colegas. Explica la forma en que puedes guiarlos o compartir con ellos, a fin de que se sientan cómodos con lo que hacen.

¿Te gusta trabajar en equipo?
Una vez más, un sí muy firme es necesario para esto. Ejemplifica con casos de éxito en el cumplimiento de algunos proyectos gracias al trabajo en equipo.

(Espera la segunda parte)

productividad

Formas fáciles de ser más productivo en el trabajo

productividad

Ser productivo toma una buena cantidad de compromiso y determinación. Para sacar el máximo provecho de tu tiempo, aquí te mostramos varios consejos rápidos para conseguir una mayor productividad:

Es importante organizar tu día en torno a los ritmos naturales de tu cuerpo. Frente a las tareas complejas ocupa tu energía en su nivel más alto. Para muchos esto puede significar a primera hora de la mañana, después de haber descansado y desayunado. Guarda las tareas de baja intensidad o rutinarias para los períodos cuando estés con regular energía, como al final de la tarde. Cada persona es diferente, por lo que es importante entender tus propios horarios.

Establece rutinas o procesos para tareas conocidas. Nuestros cerebros están diseñados para ser muy buenos en la ejecución de los patrones. Es posible crear una rutina para leer y contestar correos electrónicos, para abrir, leer y archivar documentos físicos. De la misma manera, se pueden establecer rutinas o procesos bien establecidos para iniciar y completar nuevos proyectos o delegar tareas a otros.

Programar menos tiempo para las tareas importantes. Esto parece contradictorio, pero en realidad no lo es en la práctica. Al limitar la cantidad de tiempo que dispones para trabajar las tareas importantes, te obligas a gastar más energía durante menos tiempo y así puedes obtener estas tareas de forma más rápida.

Toma descansos. Las tareas complejas, como la escritura o ser líder de estrategias, necesitan mucho esfuerzo mental y tu cerebro sólo puede concentrarse bien por una cantidad limitada de tiempo. Eso significa que es crítico tomar descansos y dejar descansar el cerebro. Toma un paseo o charla un poco. Entonces, cuando vuelvas a tus tareas, estarás lleno de energía otra vez.

Mantén una lista de todo lo que está pendiente, para asegurarte de que nada se escape y así no tendrás que preocuparte de que no estás al día en todas tus tareas del diario.

Crear una lista de los diez minutos. Cuando no tengas la suficiente fuerza para iniciar una tarea importante o te encuentres con tu energía baja, se sugiere el uso de una lista de diez minutos: Una lista de tareas pendientes, tareas fáciles de baja intensidad que puedas hacer en menos de ese tiempo. Puede ser que sea una búsqueda en Internet, imprimir y clasificar documentos, o una investigación rápida. La lista de diez minutos puede ayudarte a ser productivo, incluso durante las veces que se tiene dificultad para concentrarse.

No ser multi-tarea. Algo que ya está comprobado, es que el cerebro no es bueno en la multitarea, o sea estar haciendo diferentes tareas al mismo tiempo. De esta forma no se puede conseguir la atención adecuada para hacer una cosa y es más probable que se olvide algo. En cambio, es mejor concentrarse en una cosa a la vez.

Haz de las tareas rutinarias una diversión. Una de las razones por las que a menudo se procrastina es porque encontramos una tarea aburrida y se tienen problemas para motivarse a sí mismo para hacerla. Pero a pesar de todo, esas tareas se tienen que hacer nos gusten o no. Se sugiere hacer la rutina de trabajo más divertida, tal vez escuchando música o probar un nuevo entorno. Hagan su reunión de trabajo en el parque, por ejemplo.

Utiliza ‘La procrastinación de alto rendimiento”. Lo creas o no, la procrastinación no es siempre el enemigo de la productividad. Cuando sucede puede enviar una señal importante. Si estás postergando una tarea, puedes preguntarte el por qué. ¿Aún no se ha formado completamente la idea? ¿De verdad vale la pena completar esa tarea o siquiera vale la pena en absoluto? ¿Está el proyecto fuera de tus objetivos o habilidades? Utiliza la información para no sacrificar tu lista de tareas pendientes y concéntrate en lo que es realmente importante.

entrevista-de-trabajo

Lo que te hubiera gustado saber antes de una entrevista de trabajo

entrevista-de-trabajo

La primera impresión durante una entrevista puede ser la diferencia entre conseguir ese trabajo anhelado o verlo como se aleja. No solo es ir bien vestido o capaz de responder preguntas difíciles.

Acá compartimos algunos puntos importantes a tomar en cuenta.

Errores comunes hechos en una entrevista de trabajo:

Tener poco o ningún conocimiento de la compañía a la que se solicita el empleo, es el error más común durante las entrevistas.

Saludo de manos que es demasiado débil.

El no hacer contacto visual.

Estar demasiado inquieto.

El jugar constantemente con el pelo o tocarse la cara.

La falta de una sonrisa.

Mala postura del cuerpo.

Cruzar los brazos sobre el pecho.

El uso exagerado de gestos con las manos.

Ver el reloj o el celular.

Explicar demasiado el porqué se perdió el último trabajo, transmitiendo que todavía no se supera.

Falta de calidez, humor o personalidad. (No exagerar)

No mostrar suficiente interés o entusiasmo.

Concentrarse demasiado en solo lo que quiere.

Tratando saber de todo para todas las personas.

Querer manejar la entrevista.

Fallar al tratar de distinguirse de los demás candidatos.

Las estadísticas muestran que cuando se entrevista a gente nueva, el impacto es:

7% de lo que decimos.

38% es la calidad de nuestra voz, la gramática y la confianza en general.

55% de la forma de vestir, actuar y caminar cuando se cruza la puerta.

La ropa:

Los colores brillantes distraen mucho.

70% de los empleadores prefieren que los solicitantes no estén demasiado a la moda.

65% de los posibles jefes dijeron que la ropa podría ser el factor decisivo entre dos candidatos similares.

Consejos más comunes acerca de la entrevista de trabajo:

Demostrar respeto y cortesía con todas las personas que se tenga contacto al llegar a la entrevista, desde el estacionamiento, la recepcionista o presidente de la empresa.

Se debe conocer bien sobre la organización.

Tener un trabajo específico en mente.

Revisar cómo está uno para calificar para el trabajo.

Se debe estar listo para describir brevemente acerca de la experiencia laboral.

Preguntas comunes de los empleadores:

Dime acerca de tu experiencia en______

¿Por qué deseas trabajar para nosotros?

¿Qué sabes acerca de nuestra compañía?

¿Por qué dejaste tu último trabajo?

Cuéntame algo acerca de ti.